Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Javier Fernández Abruñedo, 'Bicho' Jugador del San Fernando, 'ex' del Deportivo, el domingo regresa a Riazor

Bicho: “Siento que soy mucho mejor futbolista que hace unos años”

“Al Dépor nunca le puedes cerrar las puertas, es el club que me crio. Sería muy bonito volver algún día” - “Hay que tenerle mucho respeto, pero salir sin ningún miedo”

Bicho, en un partido con el San Fernando. | // SAN FERNANDO CD

Javier Fernández Abruñedo, Bicho (Sada, 1996) se marchó de Riazor siendo un niño y el domingo regresará con el San Fernando hecho un hombre. Esta es su segunda temporada en el club andaluz, con el que desde el primer momento se ha convertido en uno de sus futbolistas más importantes. Ya ganó en el estadio coruñés con el Compostela hace dos campañas y está convencido de poder repetir triunfo este fin de semana: “El Dépor es muy bueno, pero estamos en la misma categoría y cualquier equipo puede ganar un partido en Riazor”.

¿Qué queda de aquel chaval de 17 años que enamoró a Fernando Vázquez y jugó varios partidos con el Dépor en Segunda en 2013?

Sobre todo, la ilusión por el fútbol que sigo teniendo, como tenía cuando era más joven. Echando la vista atrás, ya pasaron nueve años. Soy un jugador y una persona mucho más madura de lo que era entonces. Siento que soy mucho mejor futbolista que hace unos años.

¿Fue una buena decisión salir del Deportivo tan joven para fichar por el Barça?

La verdad es que no cambiaría nada de lo que hice porque creo que me sirvió también para madurar mucho. Salir con 18 años, que nunca lo había hecho, irme a vivir solo, estar en un club profesional, ya que en la primera plantilla del Dépor no iba a tener hueco porque había ascendido a Primera... No me hago la pregunta de qué pasaría si me hubiese quedado en el Dépor. Lo hecho, hecho está, y con eso voy hasta el final.

Tras pasar por Barça B, Leganés, Compos y Racing de Ferrol, en 2017 regresó al Fabril, ¿creyó entonces que podría tener un hueco en el primer equipo o tenía asumido su rol de jugador del filial?

Era difícil, porque el Dépor estaba en Primera, pero sobre todo el primer año en la pretemporada con Pepe Mel estuve bastante bien. Luego decidieron que empezase la liga con el filial y entrenase con el primer equipo, pero justo ahí ya empezaron las lesiones, fue la operación de hombro, y ese año y el siguiente, debido a las lesiones, fueron bastante difíciles.

Con 23 años llegó a estar media temporada sin equipo hasta que en enero de 2020 volvió al Compos.

Sí, de estar en Segunda División a estar pocos años después sin equipo, pero igual que lo de salir a Barcelona me hizo madurar, eso aún mucho más. Al final son etapas que en el mundo del fútbol y del deporte a todo el mundo le toca vivir, igual no tan extremas, pero siempre hay momentos buenos y malos, y lo importante es saber llevarlos y sobreponerte a eso.

¿Cómo se combate esa situación desde el punto de vista mental? ¿Llegó a plantearse incluso la posibilidad de colgar las botas aun siendo tan joven?

En esos momentos te vienen muchos pensamientos a la cabeza, te sientes un poco apartado del fútbol y es complicado. Sí que esos pensamientos podían venir en algún momento de bajón mental, pero yo lo que quería y lo que me gustaba hacer era jugar al fútbol, y al final con trabajo y suerte ahora estoy viviendo de ello y estoy contento.

¿De nuevo está volviendo a disfrutar del fútbol?

Sí, eso de las lesiones y del tiempo sin equipo queda a un lado, en el pasado, y desde el primer año que vuelvo al Compos gracias a Dios no volví a tener ninguna lesión grave. Desde entonces, muy pocos partidos me perdí y estoy disfrutando mucho del fútbol.

En San Fernando es uno de los indiscutibles.

Sí, aquí desde el año pasado lo jugué todo. Tanto la gente del club como los aficionados me recibieron con mucho cariño, me dan confianza, y sentirte valorado siempre es importante para el jugador. Estoy muy contento.

Salva Ballesta acaba de llegar tras la destitución de Nacho Castro, ¿qué ha cambiado con el nuevo técnico?

Sobre todo a nivel emocional era lo que estaba buscando el club, dar un cambio ahí, porque el año pasado sí que hicimos una buena temporada pero acabamos las últimas diez jornadas sin ganar y las sensaciones no estaban siendo buenas. El club decide hacer un cambio de entrenador, sobre todo pensando en el tema mental para ver si Salva nos podía dar un plus. Luego en el modelo de juego se adapta muy bien tanto él como nosotros a la idea que tiene.

¿La matizará el domingo por visitar un campo como Riazor?

Lo que tenemos que hacer nosotros es seguir con nuestra idea, con nuestro sello de identidad. Es verdad que el míster no lleva mucho tiempo, pero estamos trabajando mucho y bien estas semanas desde que llegó. Le tenemos que tener mucho respeto al Deportivo, pero salir sin complejos y sin ningún miedo.

¿Cuáles son esas señas de identidad del San Fernando? ¿Qué se va a encontrar el Dépor el domingo en Riazor?

Un equipo que quiere tener la pelota y, sobre todo, muy intenso, con mucha movilidad con balón y muy agresivo en defensa.

¿Qué les está faltando para que lleguen los buenos resultados?

Yo creo que tuvimos un poco de mala suerte, pero no hay que echarle solo la culpa a eso porque por ejemplo en Alcorcón empezamos ganando 0-1, se nos pone todo de cara con un jugador más que ellos porque les expulsan a un defensa, y el equipo en la segunda parte se viene un poco abajo. Yo creo que, sobre todo, nos está faltando mantener la concentración los 90 minutos. Empezamos bien los partidos pero en las segundas partes pecamos un poco de eso en las primeras jornadas.

Usted ya ganó en Riazor con el Compos, ¿lo habló con sus compañeros del San Fernando para animarlos?

Sí, ya desde que salió el calendario y sabíamos que estábamos en el mismo grupo, todos hablaban de ir a jugar a Riazor, de que sería muy bonito ganar allí. Es un partido que todos los equipos, cuando ven el calendario, tienen marcado. Obviamente, el Dépor es un muy bueno, pero estamos en la misma categoría y cualquier equipo puede ganar un partido en Riazor.

Extraño, raro, singular... Cualquiera de esos adjetivos sirve para describir lo que supone para usted volver a Riazor.

Siempre que juego contra el Dépor, no es que lo haya hecho muchas veces, pero sí que es verdad que se me hizo extraño. Igual vives el partido con un plus de motivación y sí que es extraño no llevar esa camiseta cuando la llevaste toda la vida, casi desde que empiezas a jugar al fútbol. Estoy con muchas ganas de volver a Riazor.

¿Tiene mucho margen de mejora este Deportivo?

Margen creo que tiene el Dépor y cualquier equipo, porque aún van muy pocas jornadas. Es una liga muy competitiva y el nivel está muy parejo en casi todos los equipos, ya se vio el año pasado. Lo que está claro es que ningún equipo va a ascender de calle ni va a descender en la jornada 30. Todos los vamos a tener muy difícil pero el Dépor, obviamente, por jugadores, historia y masa social va a ser uno de los que va a estar ahí arriba.

Le deseará lo mejor después del domingo.

Sí, claro. Yo soy un aficionado del Dépor, le deseo todo lo mejor pero está claro que yo también me estoy jugando muchas cosas, y mi equipo, y lo que quiero es ganar.

Además de Álex Bergantiños, ¿sigue alguien en el actual Deportivo con el que usted coincidiera?

Coincidí con Villares en el Fabril, y del primer equipo solamente queda Álex y gente del cuerpo técnico como pueden ser los doctores o los fisios. Ya pasaron muchos años y poca gente queda que esté ahí. También coincidí con Mackay, pero en Ferrol.

¿Qué siente al ver al Dépor por tercer año consecutivo en el pozo de la categoría de bronce?

Supongo que lo mismo que sentirán los aficionados de A Coruña. Es fastidiado ver al Dépor en esta categoría, cuando es un club que toda la vida, sobre todo los últimos 30 años, siempre estuvo en Primera División. Es difícil pero también se está demostrando la afición que hay por el fútbol y por su equipo en A Coruña, y yo creo que más pronto que tarde volverá a estar donde se merece.

Ian Mackay regresó hace un año, este verano lo hizo Raúl Carnero, ¿volverá Bicho algún día al Dépor?

Ahora mismo estoy aquí muy contento pero está claro que al Dépor nunca le puedes cerrar las puertas y más porque es el club que me crio. Obviamente, sería muy bonito algún día poder volver.

Compartir el artículo

stats