Pablo Isla recuerda cómo pasó sus peores días en Inditex “entre el 15 de marzo y la Semana Santa” de 2020, un via crucis de incertidumbre y perplejidad en el que el “trabajo muy intenso” y la “dedicación” sacaron adelante la empresa en tiempos difíciles e inesperados. “Este es el año en el que más orgulloso y satisfecho me siento por el trabajo desarrollado por la compañía en todos los países del mundo”, afirmó ayer el presidente de Inditex en su comparecencia de presentación de resultados anuales, en una videoconferencia por Zoom.

Con el negocio digital en cifras récord, Isla valora que “Inditex sale más fuerte de este año tan difícil gracias al enorme compromiso de las personas que integran la compañía”. Porque el COVID ha hundido la venta en tienda, pero ha sido un buen embajador del comercio electrónico. Las compras por internet en las marcas de Inditex crecieron un 77% en 2020. El directivo califica el avance en este canal de “salto cualitativo” y celebra el “impulso a la transformación digital de la compañía”.

132 MILLONES DE 'APPS' ACTIVAS

Las ocho marcas del grupo suman 50 millones de usuarios activos que se inclinan mayoritariamente comprar a través de las app móviles. 132 millones de estas aplicaciones han estado activas durante 2020 en todo el mundo. “Eso son 132 millones de clientes muy fidelizados”, señaló Isla, quien detalló que el importe medio es más elevado en las compras online que en tienda y que las primeras tienen mayor índice de devoluciones por no probar el producto. “Pero muchas veces las devoluciones de compras online se hacen en tienda y finalmente son un cambio de talla”, explicó.

El nuevo edificio de Zara.com, mucho más que un plató para la tienda online Redacción

El negocio digital de Inditex se verá reforzado con la inminente puesta en marcha del nuevo edificio de Zara.com en Sabón (Arteixo), en el que la compañía ha invertido 130 millones de euros. Su quinta planta, de 9.000 metros cuadrados, alberga platós en los que se elaborarán contenidos visuales para la venta por internet. En redes sociales, la suma de todos los formatos del grupo asciende a 200 millones de seguidores. El consejero delegado, Carlos Crespo, acompañó a Isla en la presentación y remarcó que “Inditex es una compañía plenamente digital”.

La empresa tiene claro que las sinergias entre el alcance de internet y el prestigio de tiendas insignia en ubicaciones emblemáticas (flagship stores) son clave para mantener su posición de liderazgo en el mercado textil mundial.

El stock integrado (donde las mismas existencias están disponible para ser vendidas en caja o por internet) movió 46 millones de pedidos en el último año, por valor de 1.200 millones de euros. La tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID) es la gran aliada de Inditex en este sistema, permitiendo la localización de la prenda en cada punto del proceso.

COSIENDO BATAS SANITARIAS

Más allá de los datos económicos, Pablo Isla quiso recordar ayer los momentos en que las fábricas de Inditex se dedicaron a producir batas sanitarias para ayudar al Gobierno en los momentos más críticos de la pandemia de coronavirus. A pesar de la caída de sus beneficios, la compañía textil dedicó el año pasado 70 millones de euros a acción social.

La sostenibilidad es otra de las consignas de futuro, con objetivos como eliminar los plásticos de un solo uso y los vertidos a vertederos en 2023 o fabricar con algodón, poliéster y lino 100% sostenibles antes de 2025. La tienda de Zara Home de A Coruña también será más sostenible a partir de su reapertura, el viernes 26 de este mes, con la nueva imagen global de la marca.

El grupo descarta presentar proyectos para financiarse con los fondos europeos de reconstrucción

El presidente de Inditex, Pablo Isla, afirmó ayer que el grupo textil descarta presentar proyectos para los fondos europeos de reconstrucción, al tiempo que puso el foco en la necesidad de acometer transformaciones en España para “mejorar la competitividad” y ser una “economía más del siglo XXI”. “A día de hoy no tenemos previsto pedir fondos europeos. Evidentemente, esta posibilidad que se abre de recibir de una manera significativa fondos europeos es algo que puede ser muy importante para impulsar la transformación y el desarrollo económico de España, pero hay que hacer cambios desde dentro”, consideró el primer directivo de la multinacional en rueda de prensa. Ante la carrera generalizada de las empresas por lograr financiarse con la lluvia de millones que prepara Europa para contrarrestar la devastación de la crisis del coronavirus, Inditex se desmarca y su presidente llama a reflexionar sobre las prioridades de los proyectos más allá de la captación de sumas jugosas. “No podemos olvidarnos de las transformaciones que España necesita. No olvidemos qué tenemos que hacer internamente para mejorar nuestra competitividad”, insistió ayer Isla. Por otra parte, el ejecutivo incidió en que Inditex es “una compañía comprometida con sus proveedores”, a quienes aseguró “de forma sólida” los pagos sin suspender ningún pedido y con medidas de respaldo financiero durante la pandemia. En España, el grupo tiene 6.384 proveedores locales que sumaron un volumen de negocio de 4.000 millones en 2020.