Un comité de crisis de representantes de la central térmica de As Pontes, que la energética Endesa ha decidido cerrar en un contexto general descarbonización de la economía, se ha sumado a la acampada reivindicativa de operarios de la industria auxiliar iniciada la semana pasada para reclamar alternativas económicas y laborales para la zona.

En un comunicado, el sindicato CCOO anunció ayer su respaldo a la protesta por parte de una plataforma asociativa integrada por ediles, empresarios, autónomos y comerciantes. Las protestas pretenden sensibilizar sobre el hecho de que los trabajadores de las empresas auxiliares se quedan “sin actividad ante el cierre inminente de la térmica”, una vez que los compromisos laborales de Endesa con las subcontratas vencieron el pasado 30 de junio, al llegar la central al final de su vida útil.

Los miembros del comité compartirán la “acampada indefinida, día y noche”, iniciada por los trabajadores el pasado 5 de julio ante el Ayuntamiento coruñés de As Pontes, en el parque municipal.

Cientos de empleos en juego

CCOO, UGT y CIG “llevan semanas denunciando públicamente la pasividad irresponsable de los gobiernos gallego y central en el conflicto que deriva del cierre de la térmica”, advierte el sindicato y subraya que esa situación deja “sin alternativa de empleo directo y sin visos de futuro a más de 200 personas entre autónomos y subcontratas”. Unas 700 familias en la comarca de As Pontes viven de la central de carbón.

Según CCOO, “cientos de ponteses ven peligrar su motor económico sin que se concreten las alternativas comprometidas”. El sindicato lamenta que los afectados “esperan todavía una respuesta a la petición de reunión” con representantes del Gobierno central solicitada el 7 de junio. Tras “muchos años de enriquecimiento” en As Pontes, Endesa ha tomado una “decisión unilateral sustentada en un criterio puramente económico sin alternativas sobre la mesa”, recrimina CCOO a la empresa.