Kiosco

La Opinión de A Coruña

Lagarde avisa del incremento de los salarios en la eurozona por la inflación

La presidenta del BCE avanza que si la escalada persiste o se agudiza será “apropiado” un aumento de tipos de interés mayor del previsto

Christine Lagarde, ayer en Bruselas. | // EFE

La presidenta del Banco Central Europeo, Christine Lagarde, confirmó ayer que los salarios han empezado a “repuntar” en la eurozona. Aunque el aumento “sigue siendo moderado” e inferior a lo esperado, la previsión es que las subidas salariales negociadas se fortalezcan durante el resto de año y se mantengan por encima de las proyecciones “debido a las tensiones en los mercados de trabajo, los aumentos de los salarios mínimos y algunos efectos de compensación por las altas tasas de inflación”, explicó ante la comisión de asuntos económicos del Parlamento Europeo, en la que confirmó la próxima subida de tipos y los preparativos del nuevo instrumento antifragmentación para controlar las primas de riesgo.

La evolución de los salarios se refleja en el aumento de las expectativas de inflación a más largo plazo, que los expertos del BCE han revisado al alza de forma significativa. Según las últimas proyecciones, la inflación se disparará este año al 6,8%, antes de caer al 3,5% en 2023 y al 2,1% en 2024, lo que significa que, al final del horizonte, seguirá todavía ligeramente por encima del objetivo. “Es totalmente legítimo que existan esas alzas (salariales) pero es muy importante y es nuestra tarea como Banco Central Europeo mantener la estabilidad de precios y la perspectiva de inflación en torno al 2% y no exponernos a un exceso que vaya mucho más allá de ese 2%”, dijo sobre el mandato de la entidad.

Normalización monetaria

De ahí la batería de medidas adoptada por el consejo de gobierno del BCE en su última reunión del 9 de junio, para endurecer la política monetaria tras una tasa de inflación récord del 8,1% en mayo. Esta batería incluye terminar con las compras netas de deuda a partir del 1 de julio, subir un cuarto de punto los tipos de interés en la reunión mensual de julio y previsiblemente una segunda subida todavía mayor en septiembre aunque dependerá de las perspectivas de inflación a medio plazo.

“Si las perspectivas de inflación a medio plazo persisten o se deterioran, será apropiado un incremento mayor en nuestra reunión de septiembre”, anticipó. La intención de la entidad es establecer “una trayectoria gradual pero sostenida” a partir de septiembre. “En consonancia con nuestro compromiso con el objetivo del 2% a medio plazo, el ritmo de ajuste de nuestra política monetaria dependerá de los datos que se reciban y de cómo evaluemos la evolución de la inflación a medio plazo”, añadió.

Lagarde también reconoció que la pandemia ha dejado “vulnerabilidades duraderas” en la economía de la zona euro que “están contribuyendo a la transmisión desigual” de la política monetaria entre los países del área y garantizó que harán todo lo posible para que haya una transmisión adecuada porque es una “precondición” necesaria para que el BCE pueda cumplir su mandato de estabilidad de precios. De ahí también las dos decisiones que adoptaron el 15 de junio en una reunión extraordinaria del consejo de gobierno tras el incremento de las primas de riesgo de países como Italia. En primer lugar, aplicar con flexibilidad el reembolso de la deuda pública que venza en la cartera del Programa de emergencia contra la pandemia (PEPP). Y, en segundo, acelerar el diseño del nuevo instrumento antifragmentación con el que evitar grandes disparidades en las primeras de riesgo. “Sé que es tentador preguntarme por diferenciales, horquillas, criterios o marcos a aplicar pero no les voy a responder. Los trabajos están en curso”, dijo a preguntas de los eurodiputados. “Baste decir que la fragmentación se abordará si surge ese riesgo y que se hará con los instrumentos apropiados y la flexibilidad necesaria. (El nuevo instrumento) será eficaz, proporcionado y se ajustará a nuestro mandato”, indicó advirtiendo de que “cualquiera que dude de nuestra determinación, estará cometiendo un gran error”.

Calviño advierte de que el IPC será “más alto durante más tiempo”

La vicepresidenta económica, Nadia Calviño, dijo ayer que el Gobierno trabaja con un “nuevo escenario de inflación más alta durante más tiempo a nivel internacional”. Las medidas desplegadas por el Ejecutivo, aseguró, han permitido reducir el IPC entre dos y tres puntos y situarlo en mayo en línea con la media de la zona euro. Pero las noticias más recientes de los mercados internacionales de energía “no son positivas”, con el corte del gas y el petróleo ruso que están intensificando la subida de los precios internacionales. Durante su participación en un curso organizado por la APIE y la Universidad Menéndez Pelayo, la número dos del Ejecutivo dejó así la puerta abierta a que el Gobierno prolongue algunas de las medidas que ya ha puesto en marcha para combatir la espiral inflacionista o despliegue otras nuevas. “Afortunadamente, tenemos ahora el mecanismo del tope al gas en el mercado mayorista de generación de electricidad ibérico y la bonificación de los carburantes, dos medidas que están permitiendo amortiguar el efecto del alza de los precios internacionales”, recordó. Calviño, asimismo, alabó que el Banco Central Europeo (BCE) haya actuado de forma “rápida y decidida” para evitar la fragmentación de los mercados de deuda (es decir, que la prima de riesgo de los países del sur se dispare). Es necesario, subrayó, compatibilizar la “progresiva y necesaria normalización” de los tipos de interés con evitar “cualquier riesgo de fragmentación” en los mercados de deuda pública. En esta línea, la vicepresidenta aseguró que el Tesoro ha aprovechado bien los tipos negativos de los últimos años para prepararse para la “necesaria” normalización de la política monetaria.

Compartir el artículo

stats