La economía alemana sufre y los analistas piden reformas estructurales

El Fondo Monetario Internacional estima que registrará una contracción del 0,3%

Efe

Mientras que otros países han vuelto a la senda de crecimiento, la economía alemana está estancada en una crisis que para los analistas va más allá de lo coyuntural y tiene razones estructurales.

Las cifras han llevado incluso a que algunos medios hablen otra vez de Alemania como del “enfermo de Europa”, una expresión que se utilizó a comienzos de siglo,antes de las reformas estructurales de la llamada Agenda 2010 del último Gobierno de Gerhard Schröder.

En el último trimestre de 2022 y en el primero de 2023 hubo una contracción del PIB alemán, con lo que el país entró en una recesión técnica. En el segundo trimestre del año hubo estancamiento.

“En una fase con bajo crecimiento o incluso con una caída de la economía la gente tiene que contar con tiempos duros, advirtió este fin de semana Veronica Grimm, del Consejo Asesor de Economistas del Gobierno alemán, en declaraciones a los medios del grupo Funke.

El Fondo Monetario Internacional estima que en este año haya una contracción del 0,3%. El Bundesbank también ve el PIB a la baja mientras que el Gobierno espera un crecimiento del 0,4 por ciento y el Consejo Asesor de Economistas una subida del 0,2%.