13 de julio de 2020
13.07.2020
La Opinión de A Coruña

Ni Alcoa ni rebrotes: Lugo agranda la mayoría de Feijóo

Los populares logran su mejor resultado en la provincia lucense - Ourense resta un diputado al PP, que repite porcentaje de voto en el feudo baltarista, aunque con 11.660 papeletas menos

13.07.2020 | 03:27
Una monja se dispone a votar en un colegio de Lugo.

No fue Ourense esta vez: la provincia que más apoyó la candidatura de Alberto Núñez Feijóo fue la de Lugo. La que ha protagonizado buena parte de los titulares de la desescalada de la pandemia, con rebrotes y polémicas mediante por la imposibilidad de electores de acudir a las urnas en comarcas de A Mariña. El Partido Popular se hizo con el 54,7% de los sufragios, casi dos puntos superior al porcentaje cosechado hace cuatro años, aunque se hubiese dejado atrás cerca de 8.500 votos. El expediente de regulación de empleo (ERE) en Alcoa San Cibrao, que avivó las disputas entre Xunta y Gobierno central a cuenta de la política industrial gallega, tampoco hizo mella. Si acaso en el concello de Cervo, donde los populares perdieron cuatro puntos. Pero sin consecuencias en el cómputo global de la provincia; en el mismo municipio los socialistas dijeron adiós a 152 papeletas (-4,49%).

Con 14 diputados en la terna, el PP se encaramó hasta los nueve, uno más que en los pasados comicios, en los que En Marea había logrado dos. El vendaval que asoló la candidatura de Antón Gómez-Reino en toda Galicia fue incluso más severo en el caso lucense, donde apenas superó en dos décimas (2,2%) los apoyos del partido ultraconservador Vox. Es más, entre ambas formaciones apenas se contabilizaron 300 papeletas de diferencia. Los 28.125 votos que había recibido En Marea en 2016 huyeron al BNG, que superó el 21,5% de los sufragios (tras una subida de más de 14 puntos) y le sirvió para hacerse con tres representantes en la Cámara por esta circunscripción. El PSdeG obtuvo cerca de 28.250 votos, el 17,4% del total: perdió un diputado.

Pese a la actual situación de emergencia sanitaria, especialmente acusada en el norte de Lugo en las últimas semanas, el Covid-19 no amilanó a sus electores. La participación alcanzó el 60%, seis puntos y medio superior a la de las pasadas elecciones autonómicas.


El PP perdió ayer en la provincia de Ourense un diputado al ceder casi 11.200 apoyos, aunque a nivel porcentual mantuvo algo más del 53% de los sufragios. El reparto de escaños quedó del siguiente modo: ocho para los de Alberto Núñez Feijóo, tres para el Bloque Nacionalista Galego y otros tres para el PSdeG, con un avance de dos y un escaño, respectivamente. En los pasados comicios En Marea había obtenido dos representantes en la Cámara, por esta provincia con más de 30.600 votos: este domingo apenas superó los 3.300. La mayoría de sus electores optaron por el proyecto de Ana Pontón, que sumó un 13,95% más de sufragios, hasta rozar el 20% del total y acariciar las 31.000 papeletas. En el caso de los socialistas la mejora de sus resultados fue de algo más de dos puntos, aunque no le sirvió tampoco para evitar caer al tercer puesto en las preferencias de los electores. En los comicios de 2016 ocupó el segundo lugar.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook