Más de 4.000 expedientes en 140 países avalan la trayectoria de Álvarez Real. Este despacho multidisciplinar especializado en asesoría, consultoría, gestoría administrativa, áreas de seguros y abogados, fue la primera agencia oficial de propiedad industrial 100% gallega. Además de registrar marcas, patentes, diseños, dominios o derechos de propiedad industrial realiza una labor esencial y silenciosa: vigila las ideas para que nadie las robe. 

Al frente de Patentes y Marcas está Alberto Álvarez Flores: “Damos apoyo especializado de forma ágil y cercana”

Al frente de Patentes y Marcas está Alberto Álvarez Flores, socio de la firma y uno de los pocos agentes de propiedad industrial de Galicia. Desde su despacho de A Coruña nos cuenta la importancia de recurrir a profesionales para proteger un proyecto, idea, patente, diseño o marca. “Damos apoyo especializado de forma ágil y cercana”, explica. La tramitación de las ayudas para el registro de patentes -que suponen un notable ahorro para el titular- o el diseño de estrategias personalizadas son algunos de los muchos servicios que ofrecen.

Álvarez Real dispone de una delegación en Londres impulsada con motivo del Brexit

Con diez delegaciones en toda Galicia -sus oficinas de A Coruña están en la plaza de EspañaÁlvarez Real dispone de una delegación en Londres impulsada en su día por el propio departamento de Propiedad Industrial con motivo del Brexit y desde la que gestiona 800 expedientes de empresas, en el 90% de los casos de marcas gallegas.

El despacho cuenta con diez delegaciones en toda Galicia y sus oficinas de A Coruña están en la plaza de España. Cedida

Seguridad, agilidad y cercanía

“Somos de los pocos profesionales que hay en Galicia acreditados e inscritos en el Registro Especial de Agentes de la Propiedad Industrial de la Oficina Española de Patentes y Marcas (OEMP)”, explica Alberto Álvarez. “Esto significa que estamos autorizados para prestar servicios de asesoramiento, asistencia y representación a terceros para la obtención de los diferentes derechos de propiedad industrial”, añade.

Y es que la especialización es un valor añadido en un mundo tan complicado e intangible como el de la creación. “Hay que estar muy preparados para proteger los derechos de las personas físicas y sus propiedades industriales”, cuenta el experto.

Seguridad, agilidad y cercanía son, junto con la especialización, aspectos clave en Álvarez Real, cuatro pilares que la empresa traslada a todas sus áreas y departamentos. “La seguridad la aportamos con nuestra experiencia: más de 50 años de trabajo y dedicación al cliente”, subraya Alberto Álvarez, quien destaca la agilidad en los trámites ante los distintos organismos, entidades y administraciones y la proximidad con el cliente, sin duda, la marca de la casa junto con el servicio integral gracias a su amplio abanico de especialidades.

La innovación y la formación de sus más de 100 empleados permite a Álvarez Real ofrecer un servicio distinto sin perder la relación familiar con el cliente que siempre ha caracterizado a la compañía.

“Apostamos por las nuevas tecnologías, que siempre incorporamos en todos nuestros departamentos. Este aspecto es fundamental en un mundo cada vez más digitalizado. No hay que dar la espalda al futuro, pero eso no significa levantar barreras con nuestros clientes, sino todo lo contrario: estamos para facilitarles las cosas, para optimizar su tiempo y para mejorar la gestión de sus negocios”, señala Alberto Álvarez.

Instalaciones de Álvarez Real, con la seguridad, la agilidad y la cercanía como principales señas de identidad. Cedida

Para saber más, pincha aquí.