¿Aún no lo saben? El vino aquí es más que vino; en cada copa, Galicia guarda un secreto. Variedades autóctonas, cocina y paisaje se han querido, cuidado, mimado en la comunidad durante siglos y así está quedando claro estos días en Fitur 2023, donde nuestras cinco Denominaciones de Origen son protagonistas a través de diversas acciones como las catas comentadas dirigidas por el sumiller Javier Gila en el stand de Galicia

Pero hay mucho más. Hablamos de una alianza que enamora cada vez a más visitantes a través de un pujante tipo de turismo activo y de calidad. Con panorámicas de vértigo a la orilla de mares y ríos o bosques milenarios, el enoturismo se convierte en la forma perfecta de conocer todos los tesoros que ofrece la comunidad — y no son pocos— bien maridados con los que están considerados como algunos de los mejores vinos del mundo.

Botella genérica de la D.O Rías Baixas. Ruta do Viño Rías Baixas

¿Empezamos?

Un viaje que empieza con las notas salinas del albariño. Nos conducen a un destino de increíbles playas, villas marineras y pescados y mariscos de calidad: es Rías Baixas, un auténtico paraíso en la tierra.

Pasamos después a los coupage de O Ribeiro. Nos hablan de la treixadura, de aguas termales y de joyas gastronómicas como el pulpo; nos cuentan como pocos la historia del vino en Galicia.

Y qué decir de la mencía y de Ribeira Sacra. Hay que pisarla al menos una vez en la vida: destino de vertiginosas postales, de viñedos plantados en bancales a hasta 80ª sobre el río; de paseos en globo, en catamarán o incluso a caballo.

No podemos olvidar a Valdeorras, de fuertes contrastes geográficos entre montañas y cuencas fluviales, nos abre la puerta a una Galicia mágica que presume de variedad de uva reina: la godello; ni tampoco de Monterrei, heredera del legado del que dan cuenta sus lagares rupestres, algunos con 20 siglos historia. Pazos reconvertidos, balnearios como el de Cabreiroá o tesoros como la cascada de Os Arcos completan una propuesta sin igual en una comunidad.