Una reforma del Gobierno de José María Aznar abrió la puerta a que la Iglesia inmatriculara bienes a su nombre entre 1998 y 2015. El Gobierno calculó que solo en Galicia un total de 7.084 propiedades pasaron a ser titularidad eclesiástica. Sin embargo, tras un exhaustivo estudio, la Conferencia Episcopal ha depurado errores y reduce su número a 6.867, es decir, 217 menos. Justifica que en ese listado elaborado por el Ejecutivo había 111 inmuebles adquiridos con anterioridad al periodo estudiado y 96 bienes que pasaron a manos de la Iglesia por compraventa, donación, permuta, herencia y, por lo tanto, no inmatriculados. Además un inmueble aparece duplicado.

Por último, hay otras nueve propiedades que la Iglesia señala que no son suyas. Dos pertenecen a comunidades religiosas. Una es el Monasterio de Santa Clara en Allariz y la otra es un solar en Mondariz-Balneario. La Conferencia Episcopal apunta que hay otros seis bienes en los que le faltan datos para identificar si son suyos o no: se trata de un piso en Narón, y cuatro fincas y un atrio perteneciente a una capilla en Vigo.

La Iglesia admite que en el listado del Gobierno aparece una propiedad que no es suya sino que tiene otro propietario: una vivienda rústica en el concello ourensano de A Veiga. En España se calcula que un millar de inmuebles que constan como titularidad de la Iglesia no le pertenecen realmente. El jueves se entregará a la FEMP, para proceder a la identificación del titular. El vicesecretario para Asuntos Económicos de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Fernando Giménez Barriocanal, subrayó que “la Iglesia no quiere que se le atribuya ningún bien que no sea suyo”.