Kiosco

La Opinión de A Coruña

La niebla y un viento más débil ayudan a frenar los incendios y los alejan de las viviendas

Desactivan la alerta por cercanía a las casas en Ponte Caldelas y piden hacerlo en Boiro | La superficie quemada crece en 300 hectáreas

CÉSAR ARXINA Bomberos trabajan en la extinción del incendio en Boiro.

A falta de lluvia, la niebla ayudó ayer a Galicia en su lucha contra los siete incendios que se mantienen activos. La superficie quemada apenas creció en 300 hectáreas, con el originado en Boiro como más voraz (2.200 hectáreas) y con el alivio de los vecinos de A Canicouva, en Ponte Caldelas, al alejarse de sus casas las llamas, lo que permitió a la Consellería de Medio Rural desactivar la alerta de Situación 2 por ese peligro. Al cierre de esta edición, el originado en Boiro evolucionaba también hacia esa situación tras haber arrasado un camping en Ribeira la noche del viernes. Fueron desalojadas 700 personas. La Xunta pidió ayer desactivar el nivel de alerta por cercanía a las casas “al desaparecer el riesgo” para las viviendas.

Restos calcinados del incendio en el monte de A Fracha, en Ponte Caldelas. Restos calcinados del incendio en el monte de A Fracha, en Ponte Caldelas. // RAFA VÁZQUEZ

La superficie quemada en la comunidad esta semana alcanza las 4.334 hectáreas, por lo que roza ya las 40.000 este verano tras las 35.000 devoradas por el fuego durante el pasado mes de julio en la peor oleada de incendios de su historia.

En Boiro, la niebla y los trabajos de extinción permitieron “perimetrar” el incendio, por lo que “evoluciona favorablemente hacia su estabilización”. Es el punto que más efectivos de extinción concentra, con 9 técnicos, 69 agentes, 120 brigadas, 64 motobombas, 8 palas, 3 unidades técnicas de apoyo, 15 aviones, 12 helicópteros y miembros de la Unidad Militar de Emergencias (UME).

La situación meteorológica se mantendrá y MeteoGalicia esperaba lluvias para la pasada noche, principalmente en la provincia de Ourense y en el sureste de Lugo. Llegarán a ser generalizadas mañana.

65

Incendios en Galicia: Vilagarcía y su comarca luchan contra el fuego

En la provincia de Pontevedra, el incendio más voraz está siendo el originado en Caldas de Reis, concretamente en el monte Xiabre, en la parroquia de Saiar, que ya ha arrasado 450 hectáreas tras declararse controlado ayer. También permanecen controlados los surgidos en las parroquias de Barcela y Mourentán, en Arbo, que han quemado 82 y 400 hectáreas, respectivamente.

La buena noticia procedió del fuego surgido en la parroquia de Xustáns, en Ponte Caldelas. Los servicios de extinción y las condiciones meteorológicas permitieron desactivar la alerta por cercanía a las viviendas del núcleo de A Canicouva. “El incendio [que ha quemado 380 hectáreas, 30 más que el día anterior] está perimetrado. Se sigue trabajando en las líneas de control y evoluciona favorablemente hacia su estabilización”, expuso Medio Rural.

Las 40 horas que duraron los trabajos para alejar las llamas de las casas generaron un infierno de tensión entre los vecinos, que recordaron la ola de incendios de 2006, que también afectó al monte de A Fracha. “Cuando más se asustó la gente fue de noche porque se ve esa imagen tan fuerte con las llamas y recordaron aquellos incendios. Es muy agobiando, muy estresante”, recuerda Rubén, vecino de la zona, informa Antonio Santos. Las casas se quedaron sin suministro eléctrico.

Los otros dos incendios activos en la comunidad se localizan en Ourense, uno en Verín y otro en A Mezquita. El primero quedó estabilizado el sábado tras dejar 600 hectáreas quemadas. El segundo, que afecta concretamente a la parroquia de O Pereiro, ya está controlado con un saldo de 224 hectáreas afectadas.

A esta situación se refirió el líder del PP y expresidente de la Xunta, Alberto Núñez Feijóo, que lamentó unos fuegos “provocados por personas desalmadas”.

Compartir el artículo

stats