Kiosco

La Opinión de A Coruña

Renfe limita las reservas para evitar que viajeros ‘fantasma’ bloqueen hasta el 15% de las plazas

Para atajar el mal uso de los bonos gratuitos solo permitirá cuatro formalizaciones al día y no dejará reservar varias idas hasta que no se complete la vuelta entre el mismo origen y destino

Llegada de un tren a la estación de A Coruña. | // ROLLER AGENCIA / CASTELEIRO

Asientos vacíos pero imposible reservar plaza porque los trenes aparecen completos en la app. Es el día a día en las estaciones de muchas ciudades desde que el Gobierno puso en marcha los abonos gratuitos para servicios de Media Distancia. La medida ha provocado una avalancha de la demanda abriendo la puerta a que cientos de pasajeros habituales reserven en varios trayectos, tanto de ida como de vuelta, y finalmente no se presenten ya que no se enfrentan a penalización alguna. Tras esa saturación ficticia, en Galicia afecta al Eje Atlántico (A Coruña-Vigo) y la conexión A Coruña-Santiago-Ourense, y ante las quejas de viajeros que se ven abocados a quedarse en tierra pese a haber asientos vacíos, Renfe ha tomado cartas en el asunto para evitar una “mala utilización” de esos billetes que hasta finales de año serán gratis.

Por el momento se descartan sanciones a los usuarios que reservan plaza y que finalmente no viajen, pero ya ha puesto un tope a las reservas que se podrán hacer a través de la aplicación habilitada para ello. Permitirá hasta un máximo de cuatro formalizaciones al día y no se podrán reservar varias idas hasta que no se haya completado la vuelta entre el mismo origen y destino, según informaron ayer a este periódico fuentes del operador ferroviario.

Renfe también ha puesto cifras al mal uso de los abonos gratis. “La media de gente que formaliza y no viaja en Galicia es aproximadamente de alrededor de un 10 o un 15%”, detalla. Con el refuerzo de plazas este mes de septiembre en el Eje Atlántico y los Avant A Coruña-Ourense (14.000 asientos adicionales a la semana), la oferta actual en la primera línea alcanza las 66.740 plazas semanales y el en segundo, casi 33.000.

“Hay gente que como no sabe cuándo va a volver por la tarde, reserva hasta cuatro horarios distintos. Es alucinante”, comentaba esta semana un usuario de la línea Ourense Santiago, un trayecto que se cubre con trenes Avant pero que está incluido en los descuentos del Ejecutivo. Las quejas vía Twitter durante los últimos días no han cesado: “Los usuarios de bonos reservan plaza en varios trenes para coger el que mejor les venga y “bloquean” asientos que luego no se ocupan. Como no pagan nada, les da totalmente igual”, lamenta. Incluso hay pasajeros que llegaron a reservar todos los viernes y domingos, cuando no viajan en esas fechas. “Como no hay revisores suficientes no se abren incidencias suficientes”, cuestionaban apenas horas antes de que Renfe confirmase a este diario las medidas que se tomarán para poner freno a la artimaña de reservar asientos para después no viajar y evitar que el “mal uso” de los abonos gratuitos genere un “perjuicio que genera al resto de ciudadanos limitando su movilidad”. “Apelamos a la responsabilidad; el objetivo es beneficiar a todo el mundo”, urge el operador ferroviario.

Desde ayer mismo, confirmó Renfe, solo se podrán realizar un máximo de cuatro formalizaciones al día y no se podrá reservar varias idas hasta que no se haya completado la vuelta entre el mismo origen y destino.

Desde la Plataforma Medio Distancia Galicia advierten de que a un viajero recurrente no se le ocurre dejar un tren con una plaza sin ocupar. Para el caso de los usuarios habituales, está la llamada multiformalización, reservar varios trayectos de vuelta, por ejemplo, para coger un tren u otro según la hora que salgan del trabajo, pero a sabiendas de que una reserva no anulada les costará dinero.

Tarjeta amarilla y cobro

Para este colectivo, la vía de la sanción debería explorarse. “Una vez se sepa cuántas plazas de los dobles no se usan, actuar. Si son 20, pues se pueden localizar a través de su DNI y teléfono, se puede hacer una especie de tarjeta amarilla, haciendo al usuario algún tipo de advertencia y finalmente retirarle el bono, cobrárselo al anterior precio”, apuntan desde la plataforma Media Distancia Galicia.

El colectivo ha documentado otros problemas añadidos al de los pasajeros fantasma. La mayoría, tecnológico. “La web y la app se quedan colgadas al hacer las formalizaciones. No se descargan los billetes que se hacen en multiformalización. Al solicitar copia al correo, o no llegan o llegan por triplicado billetes aleatorios. En la app no aparecen disponibles en algunos casos los horarios habituales. Los tornos en A Coruña no leen lo billetes”, relatan desde la plataforma en una carta remitida a la gerencia de Renfe en Galicia. A esta lista se sumaba ayer un fallo más. Usuarios que tienen reservados ya billetes para octubre y que en la aplicación de Renfe tan solo aparecen los viajes de ida pero no de regreso pese a haberlos tramitado. “En el teléfono, en mi passbook, aparecen, pero no constan en los sistemas de Renfe y la plaza aparece como bloqueada”, censura una afectada. “¿Podré viajar ese día? Ya he llamado a Renfe y cero respuestas. 27 minutos al teléfono en mi pausa de comer”, lamenta.

Compartir el artículo

stats