Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Reto demográfico: un problema sin varita mágica para el que se pide reorientar fondos europeos

Los presidentes de Galicia, Andalucía, Valencia y Navarra coinciden en que las administraciones tienen que promover un ecosistema que frene la despoblación, pero que al final la natalidad pertenece a la esfera individual

Ximo Puig, Alfonso Rueda, Edelmira Barreira, Juanma Moreno y María Chivite. | // IÑAKI ABELLA

Cuatro presidentes autonómicos ante el desafío demográfico, los de Galicia, Alfonso Rueda; de Andalucía, Juanma Moreno; de Valencia, Ximo Puig; y de Navarra, María Chivite. Cada uno, aunque con realidades poblacionales distintas en sus territorios, desgranó en el Foro La Toja sus respectivas medidas, no homogéneas, para afrontar el reto, pero sí hubo coincidencia en que la solución no es fácil y que se trata de un camino que se debe explorar y persistir en los aciertos cuando se producen o corregir las iniciativas que no funcionen. “No tenemos la varita mágica”, sintetizó Rueda. Pero se puede crear el escenario más favorable para impulsar la demografía, reconociendo que la natalidad depende de decisiones individuales, y una vía para ello es el recurso a los fondos europeos de recuperación, lo que necesitaría una reorientación de sus objetivos.

El titular de la Xunta censuró que pese a la ingente cantidad de recursos procedentes de Europa, los fondos siguen “embalsados” y sin llegar a su destino debido, entre otras razones, a un modelo de gestión excesivamente centralizado, lamentando que no exista un Perte específico destinado al reto demográfico. “Si se descentralizara, y con otro diseño, se podrían impulsar muchísimas iniciativas para el reto demográfico. El modelo centralizado no funciona. El dinero no ha llegado y antes de que se pierda, las comunidades podemos hacer que sean una oportunidad real para hacer frente a retos como el que hoy analizamos, el demográfico”, demandó.

Moreno secundó también esta fórmula. “Tenemos que buscar soluciones por todos los lados. La UE tiene que tomarse muy en serio el reto demográfico con una política coordinada. Podríamos sacar mucho más provecho de los fondos europeos y las comunidades debemos tener más participación en el diseño y la ejecución de los fondos. Tienen que ser más flexibles, porque de nada sirven si no somos capaces de ejecutarlos o lo hacemos en proyectos a la carrera. Algunos fondos necesitan repensarse, reprogramarse y con más coordinación con las comunidades”, expuso.

Ximo Puig se movió en la misma línea, al abogar por que los pueblos pudieran desarrollar “proyectos potentes” para reactivar las zonas despobladas recurriendo a fondos como los Pertes regionales “que en un determinado momento se pusieron sobre la mesa”.

De todas formas, son conscientes de que cambiar el desierto demográfico, más acentuado en Galicia que en Valencia, Andalucía o Valencia, no es nada fácil. Ni siquiera aplicando las medidas específicas, fiscales y de otro tipo, impulsadas por la Junta andaluza o el Gobierno navarro. “Están bien, pero no son la llave que soluciona los problemas. No es fácil revertir la situación”, replicó Ximo Puig.

Alfonso Rueda no solo compartió esa apreciación, sino que fue mucho más allá. “Es un gran problema. No tenemos la varita mágica y en otros países con el mismo problema y más ricos, tampoco. Yo no tengo la solución, ninguno la tiene, porque si alguien la tuviera la podríamos copiar”, comentó.

Moreno secundó la idea de que no existen remedios mágicos, pero sí insistió en que es responsabilidad de las administraciones acondicionar el escenario para favorecer la natalidad o fijar población. María Chivite citó tres elementos que contribuirían sobremanera a ello: “empleo, vivienda y conciliación”, prestando especial atención a las oportunidades laborales para los jóvenes y las mujeres. “Sin mujeres no hay pueblos”, dijo.

Carmen Becerril: “Será difícil que en dos años haya una bajada de precios de la energía radical”

El precio de la electricidad seguirá alto durante los dos próximos años, según sugirió ayer la presidenta del Operador del Mercado Ibérico (OMIE), Carmen Becerril, durante su intervención en el Foro La Toja. “Volveremos la energía a precios moderados porque el mercado de gas, que es el que contamina [a la electricidad], tiene capacidad de reacción, lenta, pero la tiene. Y dentro de tres años el suministro de gas licuado será capaz de atender esa demanda y habrá plantas de regasificación. Lo que tenemos que ver es cómo pasamos los próximos dos años donde será difícil que haya una bajada de precios radical”, sostuvo. Becerril se mostró escéptica a que la propuesta de Bruselas vaya a cambiar el modelo según el cual la tecnología más cara y la última en casar oferta y demanda es la que marca el precio de la luz. “El mercado eléctrico tiene que evolucionar, pero señor comisario me va a permitir hacer una apuesta a que el marginalismo seguirá después del modelo de reforma planteado por la CE”, dijo. Por su parte, la presidenta de Red Eléctrica, Beatriz Corredor, confirmó durante su intervención que la seguridad de suministro eléctrico en España está garantizada y no hay temor a ningún apagón ni cortes de luz.

Compartir el artículo

stats