Kiosco

La Opinión de A Coruña

El proyecto para regenerar las dunas de la playa Grande de Miño, a exposición pública

Prevé demoler e integrar en la marisma el campo de fútbol, sustituir la pasarela de madera paralela a la carretera por una senda de jabre-cemento y eliminar invasoras

Vista del complejo dunar y la marisma de la playa Grande de Miño.

La Demarcación de Costas de Galicia, dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (Miteco), expone al público el proyecto de Regeneración del complejo dunar-marisma de la playa Grande de Miño. El documento, que se muestra al público en el Ayuntamiento de Miño y en la web del Ministerio durante veinte días hábiles contados a partir de hoy, prevé la demolición del antiguo campo de fútbol y su integración en la marisma, la sustitución de la pasarela de madera paralela a la carretera por una senda de jabre-cemento, la eliminación de especies invasoras y su reemplazo por plantas psamófilas, propias de dunas. El Concello de Miño celebra que el Ministerio impulse la actuación, pendiente desde hace más de una década.

El presupuesto base de licitación es de 1.720.506 millones de euros. El plazo fijado para la ejecución de los trabajos es de ocho meses, detalla el proyecto.

La actuación incluirá la reconstrucción del “cordón dunar”, atravesado de forma transversal por numerosos pasillos formados por el paso y “la presión humana” de los numerosos bañistas que lo atraviesan camino al arenal. Además de la recuperación de “una morfología lo más parecida posible a la original”, con el relleno de los pasillos con arena, se proyecta “proteger esta zona de la circulación de personas” con un cerramiento con pilotes de madera unidos por cuerda trenzada para impedir el paso, de modo que el paso peatonal quedará limitado a las pasarelas de madera habilitadas para este fin. Los trabajos incluyen la sustitución de estos pasos de madera por otros en buen estado.

La antigua explanada de aparcamiento de la zona este se lenvantará y se restaurará la duna en esa superficie. En la zona este de la pasarela existente, se retirará el relleno y se regenerará la marisma. En la zona final de la playa hasta el puente se ejecutará una acera, en el tramo en el que en la actualidad se discurre por un arcén.

Para evitar que los peatones de desvíen del itinerario peatonal de acceso a la playa, la pasarela de madera contará con pilotes y viguetas en sentido longitudinal. La senda paralela a la carretera contará con bordillos de madera desde el principio de la actuación hasta el acceso a la caseta de salvamento y los baños públicos, detalla el proyecto expuesto al público.

“Es una gran noticia, muy positiva”, celebró ayer el alcalde de Miño, el socialista Manuel Vázquez Faraldo. “Valoramos que el Ministerio de Transición Ecológica, a través de la Demarcación de Costas, lleve a cabo este proyecto, valorado en casi dos millones de euros, tan necesario y demandado”, afirmó. El regidor apuntó que la pasarela de la playa “a día de hoy, en muchos tramos, presenta deficiencias que la hacen insegura para los peatones”. Aseguró, asimismo, que los vecinos demandaban cambiar la pasarela paralela a la carretera por una senda como la que prevé el proyecto, de jabre-cemento.

Compartir el artículo

stats