Los alcaldes de Abegondo, Aranga, Curtis, Oza-Cesuras, Vilasantar, Boimorto, Frades, Mesía y Sobrado suscribieron ayer un escrito en el que expresan su rechazo a los parques eólicos y líneas de evacuación proyectados en su territorio y dejan constancia de su “oposición frontal a los mismos”.

En un escueto escrito de dos párrafos, los regidores matizan que consideran “necesaria” la implantación de energías renovables “ordenadas y programadas” pero condicionada a la “coordinación previa con las entidades locales” y a que “gocen de una amplia aceptación vecinal”.

Los alcaldes José Antonio Santiso (PP);, Alberto Platas (PP), Javier Caínzos (PP), Pablo González (PP), Fernando Pérez (PP), María Jesús Novo (PP), Roberto Rey (PP), Mariano Iglesias (PSOE) y Lisardo Santos (PSOE) celebraron un encuentro para fijar su postura tras convocar una protesta diez plataformas vecinales creadas en el último año para combatir los proyectos eólicos en tramitación en la zona.

La movilización “en defensa del territorio” será este sábado 2 de abril a las 17.00 horas. La marcha saldrá de la rotonda de Curtis y finalizará en el cruce de Sesmonde.

El aluvión de proyectos eólicos en la zona de la montaña ha disparado las alertas de los vecinos, que en los últimos meses han constituido distintas plataformas para canalizar las alegaciones de la población contra los planes en trámite.

Los proyectos Caíño y Brancellao, los dos macroparques que tramita Endesa, han acrecentado el malestar de la ciudadanía, que ha presentado más de medio millar de alegaciones, secundadas por todos los ayuntamientos afectados.

La Xunta ha informado desfavorablemente ambos proyectos, que prevén hasta 58 aerogeneradores. Las plataformas aguardan aún por las respuestas a otros parques eólicos proyectados, como los que afectan a Monte do Gato y que tramitan Greenalia y Galnenergy, que propiciaron también una importante contestación vecinal. El Gobierno gallego sigue sin pronunciarse sobre su impacto transcurrido ya un año de la presentación de las alegaciones.