Kiosco

La Opinión de A Coruña

El pleno de Culleredo aprueba pedir el uso del pabellón del Rego de Trabe tras la demora de la obra en el Tarrío

Luz verde a los festivos de 2023: martes de Entroido y 24 de julio

Recreación de cómo quedará el pabellón del Tarrío tras la obra. | // L.O.

Como muy tarde en abril de este año tenía que haber terminado la reforma integral del pabellón polideportivo del colegio de Tarrío en Culleredo, obra formalizada en noviembre de 2021. A día de hoy, cinco meses después, aún no ha empezado aunque el Gobierno local aseguró que lo hará en septiembre, tras contratar una asistencia técnica que haga el trabajo de dirección de obra, pues la falta de este responsable es lo que ha retrasado nueve meses en total el inicio de los trabajos, según el Concello. El grupo municipal del BNG fue el que alertó de esta situación, a menos de un mes del inicio de la actividad escolar, y llevó al pleno de ayer una moción que fue aprobada por unanimidad: el Concello se acogerá a un convenio entre la Xunta y la Federación de Municipios y Provincias para utilizar las instalaciones deportivas del instituto Rego de Trabe.

En la sesión plenaria (en la que faltaron el alcalde por enfermedad, la concejal Marta Figueroa por vacaciones, la portavoz del PP por cuestión laboral y un edil del BNG Gonzalo Méndez también por trabajo) fuentes del Gobierno local señalaron que ya habían hablado con la directiva del Rego de Trabe para compartir el uso de su pabellón mientras duren las obras, aunque también tendrán que recurrir a otras instalaciones para la competición, como el polideportivo del colegio de Vilaboa y también, si da tiempo tras su reforma, el del Ría do Burgo. Si no fuese suficiente por la demanda escolar y de entidades, se buscará también un acuerdo con concellos limítrofes.

El Concello mientras tanto también recurrirá a esta propuesta del BNG, aunque según indicó ayer estaba de acuerdo “en el fondo pero no en la forma”. La moción del Bloque también incluyó un matiz: el uso del pabellón del Rego de Trabe supone el pago de un canon más el coste del consumo que aumentará al usar más las instalaciones, por lo que se compensará este desembolso con una inversión en acondicionar este polideportivo, cerrándolo en los laterales.

El pleno también aprobó ayer los días festivos para el próximo año 2023: el 21 de febrero (martes de Entroido) y el 24 de julio (víspera del Día de Galicia). Los centros escolares del municipio escogieron como jornadas no lectivas el 5 de diciembre de 2022 y el 2 de mayo de 2023.

Compartir el artículo

stats