Kiosco

La Opinión de A Coruña

La Abogacía del Estado demanda a los Franco por la propiedad de 564 bienes de Meirás

Solicita, como medida cautelar, que se dicte su permanencia en el pazo hasta que la justicia falle sobre su titularidad | La querella es la primera que reclama propiedades muebles

Vista del pazo de Meirás. Efe/Cabalar

La Abogacía del Estado ha presentado una demanda contra la familia Franco para reclamar la titularidad de 564 bienes ubicados en el pazo de Meirás. La querella es la primera presentada para solicitar la propiedad de bienes muebles de As Torres, ya que en la demanda inicial se dirimió solo la titularidad del inmueble, a favor de la Administración estatal, pero no se había reclamado el contenido. A él el Estado solo se refirió en incidente de ejecución, que derivó en el auto que blindó 133 elementos y que los Franco han recurrido. La demanda incluye una solicitud de medidas cautelares para que se dicte que los bienes deben permanecer en Meirás y en depósito de la Administración del Estado hasta que se falle sobre su titularidad.

La demanda sostiene que, en concreto, dos de los bienes cuya titularidad se reclama deben considerarse propiedad de Patrimonio Nacional; 409, del Patrimonio Documental; y 153, del dominio público, pertenecientes al Patrimonio Histórico Español. Alega que los bienes presentan afectación al pazo en calidad de residencia oficial del Jefe del Estado o forman parte del patrimonio español por su interés histórico y artístico, dada la vinculación con Emilia Pardo Bazán.

La Abogacía del Estado afirma que estas piezas no se reclamaron en la demanda previa “por la negativa de los Franco a acceder al inmueble, lo que impedía conocer los bienes ubicados en el interior”. “La ejecución de la sentencia y el acceso al pazo permiten conocer esos bienes e inventariarlos”, agregan fuentes del organismo.

El Ayuntamiento de Sada aseguró ayer, tras conocer la presentación de la demanda por parte de los letrados del Estado, que se personará como coadyuvante adhesiva en apoyo a la querella. El alcalde, Benito Portela, celebra que “por fin el Estado ha atendido las reiteradas solicitudes del Concello, de las entidades memorialistas y de la sociedad en general” al reclamar el contenido del pazo.

“Ahora toca que la Xunta mueva también ficha e incoe expediente de modificación BIC”, reclama el regidor al Gobierno autonómico. La declaración de As Torres como Bien de Interés Cultural obligaría a los Franco a solicitar autorización para trasladar cualquier elemento del recinto. El Concello sadense y las entidades de memoria han advertido en varias ocasiones del riesgo de una importante pérdida patrimonial si no se otorgaba protección al conjunto de Meirás.

Línea marcada por Sada

La demanda presentada ahora por el Estado materializa la estrategia procesal avanzada por el Concello de Sada, que no puede formular demanda por los bienes por no ser propietario. Hasta ahora, la Administración General del Estado había planteado una cuestión incidental ante el Juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña, en la ejecución de sentencia por el pazo, en la que reclamó 133 bienes que consideraba inseparables del inmueble y, por tanto, debían considerarse inmuebles. Alegaba que unos se habían instalado con vocación de permanencia en As Torres y que la retirada de otros provocaría daños al inmueble.

El Juzgado de Primera Instancia número 1 de A Coruña estimó casi en su totalidad la cuestión incidental planteada por la Administración General del Estado. En un auto de julio, decretó que debían permanecer en el pazo de Meirás 132 bienes de los 697 inventariados al entender que son elementos “inseparables” del mismo. Los Franco habían discrepado con respecto a 49 de esas piezas, básicamente, los conjuntos escultóricos del jardín y los elementos de la capilla. El auto dictó que solo unas alfombras pasilleras quedan excluidas de la condición de inmuebles por destino o incorporación, como los califica el Código Civil.

El Ayuntamiento de Sada, en su incidente de ejecución, ya reclamó todos los bienes del pazo, salvo los que los Franco pudieran acreditar que habían depositado después de 1975. Argumentaba, como ahora aducen los abogados de la Administración estatal, que debían ser públicos no solo los elementos patrimonio nacional, sino también los de dominio público, de la época de Pardo Bazán. El sarcófago de la escritora es, precisamente, uno de los bienes que pretenden los Franco, en su recurso al auto, que lo blinda. La justicia resolvió que esta cuestión debía formularse como demanda.

En la querella, de hecho, la Abogacía del Estado incorpora el informe pericial elaborado a petición del Concello de Sada por el sadense Manuel Pérez Lorenzo, “cuyo carácter de eminente historiador en la materia resulta desde todo punto innegable”, sostiene el documento.

El Estado contrataca

La Abogacía del Estado presenta la demanda por los bienes muebles de Meirás días después de que los herederos del dictador formularan recurso contra el auto. Reclaman 48 bienes —los 49 menos las alfombras— y los más de 500 que el Estado no había reclamado.

Compartir el artículo

stats