La mujer que apareció maniatada con unas bridas en una furgoneta en la autovía A-6 en la mañana de ayer no contaba con medidas ni un protocolo activado por violencia de género, informó ayer la Guardia Civil, que investigó el caso para poner al detenido, que fue trasladado a la comandancia de Lonzas, en A Coruña, a disposición judicial. El instituto armado apuntó que se trataba de dos personas jóvenes que tienen o han tenido una relación, aspecto que “hubo que demostrar” para poder instruir la causa por violencia de género.

La joven fue encontrada gracias a que trabajadores del 112 vieron que el hombre dejaba abandonado, encontraron a la mujer maniatada con bridas y pusieron en marcha el protocolo por violencia de género. La Guardia Civil no pudo aclarar si se habían presentado denuncias por malos tratos o si el detenido contaba con antecedentes, por la confidencialidad que requieren los casos de violencia de género, apuntó.