El castillo de Santa Cruz presenta problemas por la oxidación de las planchas ubicadas por la parte de abajo la pasarela de acceso, que cubren las canalizaciones de servicios básicos. El Ayuntamiento oleirense concurrirá a una subvención para bienes patrimoniales con el objeto de financiar los trabajos de reparación de la pasarela y, además, ejecutar mejoras en el aislamiento y la climatización del inmueble, aseguró ayer el alcalde oleirense, Ángel García Seoane, en Radio Oleiros.

Una de las planchas situadas bajo la pasarela de entrada al castillo se ha desprendido. El alcalde achaca el deterioro de esta instalación a la actuación del mar, que oxida el acero del que están elaboradas las planchas que cubren canalizaciones. Los servicios protegidos por estas placas son los de aguas fecales, agua potable, luz o telefonía, detalló García Seoane. El regidor estima que la reparación y las mejoras previstas requerirán una inversión de 750.000 euros y apunta que las ayudas a las que concurrirá el Concello conceden hasta tres millones de euros.

La actuación de mejora del aislamiento se ejecutará dado que en el castillo existe “una pérdida de calor y un consumo energético muy grande”, apunta el alcalde. Las ventanas, por ejemplo, son simples, apunta.