El Concello de A Laracha aprobó en el último pleno ordinario establecer el máximo tipo impositivo al impuesto sobre construcciones, instalaciones y obras a los proyectos dedicados a la producción de energía eléctrica o de combustibles. La ordenanza pasará a gravar esas intervenciones con el 4%, el máximo permitido, con el fin expreso de regular los parques eólicos que se establezcan en el municipio. La modificación fue aprobada por unanimidad y afectará a las producciones que superen los 100 kilovatios.

El pleno también admitió una rebaja de medio punto, del 2,5% al 2%, a las obras que tengan lugar sobre el suelo de los núcleos rurales. Afectara de la misma forma a las intervenciones en explotaciones ganaderas sujetas a cualquier tipo de evaluación ambiental o con trámites en vigor. El consistorio dio luz verde a flexibilizar el acceso a la bonificación del 75% del impuesto de obras a los inmuebles que integren un catálogo de protección patrimonial por considerarse de especial interés o utilidad municipal.