La centenaria y protegida tienda de pueblo en la capital municipal de Oleiros, a la venta

Los vecinos destacan que el local “de Suso” cerró hace muchísimos años y vendía de todo

Justo al lado abrió en 2002 un negocio similar

El precio es de 180.000 euros

Vivienda de 1900 que fue una antigua tienda en A Rabadeira, hoy en venta. |   // L.O.

Vivienda de 1900 que fue una antigua tienda en A Rabadeira, hoy en venta. | // L.O. / M.villar

M.villar

Desde que en 2012 el alcalde de Oleiros advirtiese a los propietarios de las centenarias viviendas del núcleo tradicional de la plaza de A Rabadeira de que tenían que rehabilitarlas tras un grave estado de abandono y deterioro que suponía un peligro (tras unas inspecciones técnicas), este lugar no tiene nada que ver con hace una década.

Los dueños poco a poco fueron arreglando estas casas, la gran mayoría centenarias y con una arquitectura que las hizo merecedoras de estar catalogadas en el Plan Xeral de Ordenación Municipal (PXOM). En algunos casos los dueños obedecieron este mandato realizando obras de restauración integral. Otros propietarios se limitaron a unas actuaciones de conservación de fachada y pintura. Y los demás optaron por poner a la venta estos inmuebles al no poder afrontar su arreglo o no interesarles. Este último caso es el del número 24 de esta plaza, que está en los portales inmobiliarios a un precio de 180.000 euros.

La singularidad de esta vivienda, además de su larga y cuidada galería de madera blanca volada, sostenida sobre pilares, es que fue hace muchos años la tienda del pueblo. “Hace muchísimos años que cerró. Le llamábamos la tienda de Suso, que era el dueño. Tenía de todo, desde cubos y fregonas hasta fiambre y embutidos”, explica Jesús Pena del bar A Catedral, a pocos pasos de esta vivienda.

Curiosamente, pegada a este inmueble, pared con pared, se encuentra hoy en día una tienda que parece como la heredera, la continuadora del negocio de Suso. Se llama A Suprema y abrió en 2002 con el mismo espíritu, como un ultramarinos. Es carnicería, charcutería, frutería, bollería, despacho de pan y con venta de congelados. “Sé que la de al lado fue tienda, pero yo ya no lo recuerdo, de eso hace muchos años, antes de estar nosotros aquí”, apuntan desde A Suprema.

La antigua tienda del pueblo tiene bastante más de cien años. Está construida en gruesos muros de piedra y según se anuncia, aún cuenta con la estructura de madera de castaño, como se hacían antiguamente las casas. Son dos plantas y el tradicional faiado. Como fue tienda, el bajo es totalmente abierto, sin dividir. En la parte de atrás existe un patio con un almacén (con una estructura de dos naves con techo a dos aguas) donde antes se guardaba la mercancía para la tienda. Aunque el exterior tiene muy buen aspecto, el interior necesita una gran reforma. Se anuncia como “negocio de hostelería o similar”. Alrededor de este inmueble existen otros también centenarios y algunos de los años veinte, todos catalogados.