Kiosco

La Opinión de A Coruña

Pilar Garcés

EL DESLIZ

Pilar Garcés

Iñaki y Juan Carlos, en libertad condicional

En el grupo de WhatsApp de La Zarzuela, la administradora es Letizia y pese a los ruegos de Felipe VI se resiste a añadir a Juan Carlos I, que había sido bloqueado hace un par de años porque nadie soportaba ya los quejosos audios a deshora desde su exilio dorado en Abu Dabi. Hace un par de semanas, Iñaki Urdangarin salió del chat sigilosamente de madrugada, sabedor de que su paseo de la mano con otra mujer se iba a desvelar en la portada de Lecturas. No se han escatimado los mensajes de apoyo a la infanta Cristina, otra divorciada en la familia, que aportó el emoticono con la chica encogiéndose de hombros y la frase “pues no sabía nada”. Froilán ha enganchado en el mismo meme el comunicado de su abuelo, “soy consciente de la trascendencia para la opinión pública de los acontecimientos pasados de mi vida privada”, con las declaraciones de su tío al programa El Partidazo de la COPE “he pagado por las cosas que me han ocurrido”, y les ha metido un ritmo latino “cocococosas, acocococontecimientos, perrea, perrea”. La influencer Victoria Federica no se aclara: “Bro, es top que te archiven, ¿no? Creo que a partir de ahora un fiscal es mi complemento cool favorito, nunca me haré un outfit sin un fiscal de adorno. Aunque lo de la condicional sale en todas las pelis…”. La infanta Elena envía un selfi con su caballo y clama por la vuelta de su padre, al que ha prometido acompañar en la ruta por todos los tres estrellas Michelin de España cuando retorne. “Solidaridad, humanidad… papi ya ha pagado por lo que hizo viviendo con ese calorazo, ¿o tiene Putin que bombardear el Golfo para que le demos refugio?”. La infanta Sofía pregunta si está libre esta tarde el gimnasio en el que convirtieron las habitaciones del abuelo en palacio, que ha quedado con sus amigas para una sesión de pilates, o si ha de mudarse a otro recinto del Patrimonio Nacional. La reina Sofía expresa en inglés su sorpresa porque Letizia haya incorporado al chat a Pedro Sánchez, que no es de la familia aunque se esté portando muy bien. “Señora, no se preocupe que yo no me voy de la lengua ni hago pantallazos como los del PP. Y estoy tan decepcionado como usted por el comportamiento del rey”. Felipe manda un mensaje de voz, porque “estoy reunido con el Consejo de Seguridad y no sé qué he hecho yo de decepcionante, si casi ni me muevo”. “¡El otro rey!”, le responden casi a la vez Letizia, su hija menor y los cuatro hijos de su hermana Cristina. “Por Marivent que ni pise. Que se vaya a Galicia, si tanto le quiere Feijóo”, ataca doña Sofía. “Una #motomami respeta siempre la presunción de inocencia”, manda Froilán sobreimpreso sobre los traseros de cuatro señoritas en moto y la voz de una falsa Rosalía que canta: “un archivo, yo me transformo; la condicional, yo me transformo”. “Qué ordinariez, hijo, te recuerdo que eres el cuarto en la línea de sucesión del trono”, teclea su abuela. “Holi. ¿Todo ok? Muy fuerte lo de la guerra, mis compis rusas lo están pasando súper mal. ¿Trono de qué?”, se incorpora Leonor desde fuera de Europa. Un número raro y desconocido se añade al grupo. En el avatar, la foto de Juan Carlos I dirigiéndose al pueblo por televisión aquel 23-F. “De parte de mamá que no ha sido ella, que el CNI le ha cogido el móvil”, informa Sofía júnior. “Familia, más vale prescrito que proscrito. ¿A qué es bueno? Cuánto he echado de menos el sentido del humor español. Este es mi móvil nuevo, que no cunda que Corinna me busca para clavarme otra demanda. Pero hijo, ya sabes dónde hacerme algún bizum... por los viejos tiempos”.

Compartir el artículo

stats