Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Lujos de barrio

El otro día me quedé maravillada y me hizo mucha ilusión ver el nuevo supermercado que habían abierto al lado de mi casa. ¡Qué bonito! Porque lo han dejado con una estética fina, con muchos cristales, tantos que casi me estampo contra el vidrio para verlo por dentro pues era domingo y estaba cerrado.

Pero en cuanto pueda voy. Porque me luce. Es un establecimiento que al igual que otro primo hermano que tiene del mismo país, me hace viajar tirando del carro y no de una maleta. Que si los sabores de Grecia, los de Oriente y los de Asia. Y tú allí como loca pensando… Uy, esto hay que probarlo, porque entre mi lista de destinos ahora mismo no está Samarcanda y cómo voy a perder la oportunidad de no saber lo que se come allí.

Y del bazar ya no os cuento. Lo que nos pierde es comprarlo en este tipo de supermercados y sentir que ha sido una ganga. Siempre sientes que sales ganando y ha sido una bicoca. Esa es la percepción que tenemos los que vamos. En su mayoría clase trabajadora, aunque no nos olvidemos que a los pijos de medio pelo también les gusta porque tiene su punto de exotismo.

Con mi amiga Anna gozamos muchísimo. Porque ya estamos esperando la gama de especiales de Navidad. Hablo de los calificados como gourmet. Esos patés que nunca has comido en tu casa ni tampoco en restaurantes y que a veces se me caducan. Pero yo los echo al carro.

Cuando yo era pequeñita pregunté a mi padre: “¿Papa, nosotros de qué clase somos?”. Y el coherente señor Marcelo que trabajaba en una fábrica del sector metalúrgico me dijo: “Hija, nosotros dependemos de una nómina y somos trabajadores”. Y en mi casa nunca faltó de nada. Comíamos cocido, estofados, migas de todo. Y los jueves, lentejas y boquerones. El hummus y las gyozas aún no estaban normalizados como comida en mi familia y los mantecados eran para Navidad.

No perdamos nunca la conciencia de clase y lo que somos. Pero eso sí. Quiero agradecer a este tipo de establecimientos que no nos falten nunca, porque me hacen sentir rica y muy muy viajada. Y eso es muy placentero. Aunque solo sea una ilusión.

Compartir el artículo

stats