Opinión

Generación inmortal

Nací en el año 1974. Entre el festival de nombres y generaciones como los boomers o los millennials, a mí me toca ser de la generación X. Una generación marcada por el hecho de haber nacido en la era analógica, vivido en la digital y, muy probablemente, acompañada en nuestra muerte por la inteligencia artificial. No sé si es por todos esos cambios tan significativos que pienso realmente que somos una generación que sabe adaptarse muy bien a los cambios. Ahora, nos toca la responsabilidad de dar trabajo a los millennials y eso no es fácil. Una generación con muchos estudios y pocas oportunidades. Una generación criada entre algodones por unos padres que pensaban que, pagando másteres, lo tendrían todo hecho. Estudiaron tanto que se olvidaron de trabajar. Y ahora se encuentran algunos con 30 años sin esa energía que tienes que tener en tu primer trabajo. Exigen antes de demostrar que valen y esperan más de lo que se les da.

Son también la generación sin techo. No solo no pueden comprarse un hogar para vivir, sino que tendrán que alquilarlo y compartirlo para el resto de su vida. No pasa nada, igual hay un cambio de paradigma y es lo que toca. El mundo y la sociedad van mutando. Los boomers trabajaron duro y se les permitió poder comprar un piso donde vivir y lo van a necesitar para poder pagar su pensión cuando sean mayores. La generación X y algunos millennials con suerte heredarán algo. Pero lo que está claro es que los siguientes ya no van a tener nada de nada. Hablamos de la generación Z y la Alpha. No sé lo que va a ser de ellos. Espero que la inteligencia artificial consiga que vivamos todos muchos años y lo podamos descubrir. Me intriga y me desespera, pensar que voy a morir y no lo podré ver. El otro día leí la noticia de una señora llamada Dorothy, que a sus 104 años se tiró en paracaídas, gritándole al mundo que la edad era un número. Rápidamente, quise saber qué tipo de vida llevaba esa señora para tener esa energía a su edad y la respuesta me llenó de esperanza. Soltera y sin hijos. Me identifico con esta generación. ¿La podemos llamar la generación inmortal? Me gusta más que la X, que ahora mismo suena a Twitter sin futuro.