El famoso six pack, un vientre plano con los abdominales marcados, es un objetivo que buscan miles de personas en todo el mundo. Tener una barriga en la que se pueda rayar queso sobre ella es posible con algunos ejercicios que puedes practicar día a día y que solo te llevarán 15 minutos de tu tiempo. No pierdas detalle a esta rutina para conseguir un abdomen fuerte y plano.

Plancha abdominal

Con este ejercicio potencias tu fuerza y resistencia. Es muy efectivo, aunque también todo un tormento las primeras veces que lo ejecutas. Consiste en tumbarse boca abajo apoyando sobre el suelo únicamente los antebrazos y las puntas de los pies. Los codos van alineados con los hombros y los pies van separados al ancho de las caderas.

La espalda debe estar completamente recta y apretar la zona del core, los glúteos y los cuádriceps. La dinámica del ejercicio es aguantar la posición por entre 45 segundos y un minuto.

Levantamiento lateral de cadera

Aquí nuevamente hay que recostarse sobre el suelo o una esterilla, pero completamente de lado. Con el único apoyo de las piernas que se alinean al suelo hasta la altura de la cadera, y el del propio antebrazo. El hombro va en paralelo al codo.

Para ejercitar la cadera basta con subirla hasta lograr un ángulo de 45 grados entre todo el cuerpo y los hombros. Una vez hayan finalizado todas las repeticiones de un lado, se pasa al otro lado.

Elevación de piernas

Para este ejercicio hay que tumbarse boca arriba y unir las piernas completamente. El movimiento se inicia elevando las piernas desde la posición inicial hasta que se alineen con las caderas, formando un ángulo de 90 grados.

La musculatura abdominal debe mantenerse activa, es sobre la que recae el mayor esfuerzo. En la vuelta a la posición inicial es recomendable que los pies no toquen el suelo.

Sit ups, los clásicos abdominales

Finalizamos este repaso sobre ejercicios para reforzar el abdomen con las sit ups. Hay muchas variantes de abdominales, pero todos tienen en común la posición de inicio, que es tumbarse boca arriba con las rodillas flexionadas y las plantas de los pies unidas.

La dinámica consiste en elevar el torso desde el suelo y levantarlo flexionando la zona abdominal hasta tocar o acercar la cabeza a las rodillas.