SALUD HORMONAL

La solución más desconocida para frenar los dolores menstruales: “Se puede incluso evitar la medicación”

A través de la nutrición, se pueden frenar los malos ciclos menstruales antes de tener que recurrir a los anticonceptivos.

La nutricionista Nuria Martínez señala que la clave está en volver a la dieta mediterránea. 

Archivo - Menstruación

Archivo - Menstruación / AGENCIA ID - Archivo

Lidia Fernández

Lidia Fernández

Se estima que entre el 50% y el 80% de las mujeres sufre o ha sufrido alguna vez dismenorrea, un dolor intenso durante la menstruación que interfiere en su vida diaria y le impide seguir el día con normalidad.

Un problema que se repite cada mes, afecta a todo el ciclo menstrual y que también puede provocar un síndrome premenstrual (SPM) lleno de molestias o incomodidades. Pero que, sin embargo, no tiene mucha solución en el ginecólogo.

Porque las dos soluciones posibles no son de aceptación general:

  1. La ingesta continuada de medicación analgésica que, a la larga, puede dejar de hacer efecto
  2. Un método anticonceptivo con efectos secundarios y peligros para la salud que, a veces, no tienen sentido en el contexto vital de la mujer.

Pero, como asegura la nutricionista y dietista Nuria Martínez si has decidido rechazar estas dos opciones, "hay una solución muy desconocida por parte de la mujer y de la sociedad en general”. Se trata de “modificar la alimentación y los hábitos de vida”.

  • “Antes de dar un paso a un tratamiento, lo lógico sería primero hacer un estudio hormonal y nutricional. Desafortunadamente, se está haciendo al revés”, lamenta la doctora Martínez en conversación con 'Guías de Salud'.

La dismenorrea

Técnicamente, lo conocido como dolor de regla o dismenorrea, hace referencia a un dolor “normal” en el hipogastrio que, según algunos estudios, se cree que viene del aumento temporal de la síntesis de las prostaglandinas, una sustancia que provoca la contracción excesiva del miometrio del útero generando un gran malestar.

A falta de más investigación sobre esta subida de prostaglandinas, desde ginecología no se considera patológico el dolor si dura uno o dos días y es discontinuo.

No obstante, cuando es más constante e intenso y va empeorando, ya se considera un dolor de regla orgánico, que puede estar causado por endometriosis, otra enfermedad del útero que se trata como crónica.

Al igual que el ovario poliquísticoque, sin cura y muchas veces, con poca esperanza de poder tener hijos, la única solución reside en

  • La alimentación
  • El cambio de los hábitos de vida
  • Un análisis profundo de qué hormonas están causando los dolores menstruales.

Todo está relacionado”, recuerda Martínez: “El síndrome del ovario poliquístico, por ejemplo, está muy relacionado con la resistencia a la insulina que, a su vez, tiene que ver con la toma de azúcares refinados”.

“La alimentación es el pilar de nuestra salud y no puede ser que se hagan cambios o se introduzcan fármacos en una persona (más concretamente una mujer desde los 15 años), sin haber tocado sus hábitos de vida”, continúa.

El impacto de los alimentos en nuestra salud hormonal

Al igual que en otras áreas de la salud, los alimentos que consumimos tienen gran impacto en nuestro organismo y pueden contribuir a aumentar o disminuir los riesgos de enfermar. Por eso, aunque el dolor de regla parece algo intratable e incontrolable, hay qué tener muy en cuenta nuestra dieta para no empeorarlo.

  • “Los ultraprocesados, los azúcares, los aditivos, los disruptores endocrinos y las grasas trans son enemigos de la salud hormonal”, afirma Martínez: “Ya tienen de por sí una cualidad inflamatoria y eso sienta bastante mal en la salud de la mujer”.

Un consejo que la nutricionista sabe qué es de sobre conocido entre aquellos que quieren cuidar su salud, pero que lamenta se vea oculto por las “dietas extremas” que nos han alejado de la pauta de alimentación más básica y sencilla: la dieta mediterránea.

  • “Lo hemos complicado todo tanto que se nos ha olvidado la vuelta a lo sensato. Con una dieta mediterránea de toda la vida, con evidencia científica, se pueden resolver estos problemas”, revela: “Cereales, legumbres, frutas, verduras, semillas, frutos secos, un poco de carne y un poco de pescado”.

Y, en concreto para las mujeres con dolores de regla, puede “salvarle la vida” introducir una “dieta vegetarianizada”:

  • “La carne roja y exceso de proteína animal con grasas saturadas tiene un efecto inflamatorio. Una dieta basada en alimentos del reino vegetal, con introducción ocasional de huevos o carne, es lo que funciona”.

Una alimentación “coherente” y sencilla, de la vieja escuela, que debe ser introducida de manera personal para poder adaptarse al día a día de cada persona e intentar corregir también los niveles de estrés, la gestión emocional y el número de actividad física.

“Si corrigiendo todo esto no mejoran los dolores menstruales, cosa que es rarísima, pues a lo mejor es cuando necestamos la ayuda médica”, concluye Nuria Martínez, poniendo de manifiesto lo “desatendida que está la mujer en los estudios clínicos sobre las hormonas”.