25 de noviembre de 2018
25.11.2018
La Opinión de A Coruña

Más de medio millar de víctimas de maltrato en Galicia utilizan un sistema de teleasistencia con GPS para alertar sobre posibles emergencias

25.11.2018 | 01:43
Más de medio millar de víctimas de maltrato en Galicia utilizan un sistema de teleasistencia con GPS para alertar sobre posibles emergencias

Un total de 539 maltratadas gallegas son usuarias de un sistema de teleasistencia que les permite alertar ante cualquier emergencia las 24 horas de los 365 días del año. Se trata del Servicio Telefónico de Atención y Protección para Víctimas de Violencia de Género (Atenpro), un sistema que se basa en un móvil con GPS que permite localizar a la mujer en todo momento y que sirve para proteger a 13.096 maltratadas en toda España, según los últimos datos del Ministerio de Igualdad, correspondientes a junio. A Coruña concentra seis de cada diez usuarias de este sistema (343) en Galicia, lo que la convierte en la undécima provincia con más dispositivos, por debajo de Madrid (1.632), Barcelona (1.339), Valencia (1.327), Sevilla (932), Alicante (769), Asturias (511), Tenerife (481), Murcia (443), Málaga (369) y Tarragona (348).

Ser víctima de maltrato, no convivir con el agresor y participar en los programas de atención especializada de su autonomía con los requisitos para ser usuaria de Atenpro. El dispositivo permite a las mujeres ponerse en contacto con una central -con personal las 24 horas- que alertarán a emergencias o policía en caso de ser necesario y además es también una de las vías a través de las que pueden solicitar información o demandar ayuda social o psicológica. Pero la comunicación es bidireccional ya que desde la central se les llama también periódicamente para hacer un seguimiento de su situación.

Se trata de un sistema con constante movimiento de altas y bajas de usuarias. A nivel estatal, el número de beneficiarias aumentó un 7,4% en el último año hasta superar las 13.000 y en Galicia fue ligeramente inferior (un 5% más). A Coruña fue la única provincia gallega que sufrió un crecimiento (al pasar de 306 usuarias en junio de 2017 a las 343 actuales). En Pontevedra, las maltratadas controladas por este sistema de GPS bajaron de 137 a 133, en Ourense de 27 a 21 y en Lugo de 44 a 42.

Andalucía, Comunidad Valenciana y Cataluña -más de 2.000 en cada caso- son las comunidades con mayor número de maltratadas vigiladas a través de este tipo de teleasistencia mientras que cierran la clasificación La Rioja (con una única usuaria) y País Vasco (33).

También con tecnología GPS pero con menor implantación, las maltratadas cuentan con la opción de unas pulseras telemáticas que llevarán tanto ellas como el agresor y que a su vez están conectadas a una central. En caso de que el maltratador se acerque a la víctima, la pulsera emite una alerta que recibe la central que inmediatamente avisa a la policía. Además, las maltratadas cuentan con un botón del pánico para poder alertar ante una emergencia. En la actualidad -según los datos del mes de junio- apenas hay un millar de agresores vigilados con este sistema (1.046). La cifra se reduce a 32 en la comunidad gallega, donde Pontevedra es la provincia con más dispositivos implantados (15), seguida de A Coruña (10), Ourense (cuatro) y Lugo (tres).

La sociedad gallega está llamada a salir a la calle para mostrar su repulsa por la violencia de género. Tras una semana de actos institucionales, iniciativas escolares y actividades de distinto tipo para concienciar de la necesidad de lucha contra esa lacra, hoy se escenificará la repulsa a este tipo de actos en distintas manifestaciones y concentraciones convocadas en toda la comunidad. A las 12.00 horas, la Plaza de María Pita de A Coruña será el escenario de una concentración municipal contra la violencia machista, y a las 20.00 horas, la plataforma feminista ha convocado una manifestación que partirá del Obelisco.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.