13 de noviembre de 2019
13.11.2019
Juicio de un crimen que conmocionó a Galicia

El Chicle dice que mató a Diana sin querer: "Le agarré por el cuello y apreté sin darme cuenta"

"Me sorprendió robando gasoil a los feriantes, creí que era una gitana y me iba a delatar", sostiene || Niega el rapto, violación y asesinato por los que afronta prisión permanente

13.11.2019 | 00:00
El Chicle dice que mató a Diana sin querer: "Le agarré por el cuello y apreté sin darme cuenta"

Tranquilo, con voz ronca y sin alterarse o emocionarse un ápice, José Enrique Abuín Gey, El Chicle, acusado de secuestrar, violar y asesinar a Diana Quer en A Pobra la madrugada del 22 de agosto de 2016, confesó ayer ante el Tribunal del Jurado que lo juzga en la Sección Sexta de la Audiencia con sede en Santiago haber estrangulado a la chica, de tan solo 18 años. Lo justificó como muerte accidental porque le sorprendió robando gasoil en los camiones de los feriantes y pensó que era uno de ellos e iba delatarle, momento en el que la agarró por el cuello y apretó de forma "involuntaria".

Abuín negó, además del asesinato, la agresión sexual y la detención ilegal, delitos por los que la Fiscalía y la acusación particular que ejercitan los padres de la víctima reclaman para él la pena máxima: prisión permanente revisable. Su defensa admite un delito de homicidio imprudente, penado con dos años y medio de prisión. Ahora será el jurado quien, una vez hayan declarado el centenar de testigos y peritos citados, determinen los delitos por los que le consideran culpable.

"Mi intención no era matarla, creí que era una gitana y iba a delatarme porque había robado gasoil en el camión de unos feriantes", explicó ayer El Chicle en la primera sesión del juicio que se celebra en la Sección Sexta de la Audiencia con sede en Santiago. Con voz firme y sin inmutarse por el horror de su relato, explicó que: "Me encontré con la chica de frente. Entre una torreta de electricidad y una nave. Yo venía con las garrafas de gasoil. Aparqué y dejé pasar a una pareja venía caminando. Me bajé del coche con las garrafas y fui a mirar si dos camiones aparcados tenían gasoil. El primero apenas tenía, en el segundo cargué garrafa y media. Al salir entre los camiones la vi, dejé las garrafas y me fui hacia ella por miedo a que me delatara".

En su versión, Abuín Gey que no cita a Diana por su nombre, sostiene que: "Ella estaba como a diez metros. Mucha luz no había. Pensé que sería una de las feriantes. Por miedo a tener problemas con los gitanos y que me delatara, me fui hacia ella. Yo tenía una condena por narcotráfico... Fui hacia ella, eché la mano derecha al cuello y la izquierda la cabeza, cuando reaccioné me di cuenta de que la tenía en el aire con la mano derecha aprisionándole el cuello sin darme cuenta de la fuerza que hacía. Ya no se movía. Le toqué la cara dos o tres veces y ya no respondió. No sé ni el tiempo que estuve allí", manifestó. Si recordó que Diana Quer trató de defenderse: "Ella intentó empujarme, pero fue un pequeño empujón y ni me moví".

En primera persona El Chicle continuó su relato ante el tribunal: "Entonces la cogí en brazos ya muerta y la metí en la parte de atrás del coche. Cogí el bolso y el móvil y los puse en el asiento del copiloto y metí las garrafas. No la aceché, ni la abordé de forma violenta, ni la maniaté ni la amordacé". También negó haberla asfixiado con la brida que apareció en al cabeza de la joven, y que fue cortada en busca de restos biológicos suyos.

Una vez muerta Diana, asegura que "no se me ocurrió avisar a la Policía, me asusté, reaccioné así, sé que hice mal. Cuando la fiscal le preguntó cómo pudo matarla con una sola mano, Abuín Gey explicó que: "Tengo mucha fuerza, yo levanto mi peso con dos dedos de cada mano". Su intención, explicó, era deshacerse del cadáver en la ría, pero al llegar al puente de Taragoña vio a mucha gente en el puerto, por lo que tiró el teléfono de Diana "sin intentar manipularlo", pese a que los peritos detectaron al menos seis intentos y decidió llevarlo a la nave de Asados. Allí, admite que le quitó la camiseta y el pantalón "porque habían estado en contacto con mi maletero y podían tener restos", pero no la ropa interior ni las zapatillas "que debieron salir con el resto". Bajó a Diana en brazos al sótano, cogió un cable par abrir la arqueta del pozo y la tiró al agua agarrándola por las axilas. Como no se hundía, la fondeó con dos bloques de hormigón, pero según él no consiguió que el cuerpo se fuera al fondo. También tiró allí el bolso.

Escondió la ropa de su víctima bajo el asiento del Alfa Romeo y se fue a casa a dormir. Al día siguiente madrugó y se fue hasta Padrón para tirar la ropa de Diana en un contenedor; después cree que se fue con su familia a la playa. Sin salirse de este guión, El Chicle respondió a todas la preguntas de las acusaciones, excepto a la que le hicieron sobre el caso de la chica de la Boiro que llevó a su detención: "Eso no tiene relación con este caso", replicó. También confesó que le pidió a su mujer una coartada para aquella noche, que dijera que estaba con él robando gasoil, pero no a sus cuñados.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Neomotor

Toda la información sobre el mundo del motor

Conoce las últimas tendencias y las novedades en coches, motos y la industria automovilística.