El ácido palmítico, un ácido graso del aceite de palma, aumenta la probabilidad de que se propague el cáncer, según un estudio hecho en ratones por investigadores del IRB Barcelona, que descubrieron también el mecanismo por el que esta sustancia favorece la metástasis. Tras este hallazgo, que publicó ayer la revista Nature, los investigadores del Instituto de Investigación de Biomedicina (IRB) ya han empezado a trabajar para desarrollar un tratamiento que interrumpa el proceso de propagación del cáncer.