Kiosco

La Opinión de A Coruña

Luto en la Medicina de Galicia y en el Chuac

El doctor Pedreira, la “lanza” de la lucha médica y social contra el sida en Galicia

El Comité Antisida de A Coruña recuerda el papel clave del fundador de la Unidad de VIH del Chuac, fallecido este jueves, en la batalla contra esa enfermedad: “Estaba siempre disponible, al pie del cañón”

El doctor José Domingo Pedreira Andrade, durante su etapa como jefe del Servicio de Medicina Interna del Chuac. LOC

“El doctor Pedreira fue la lanza de la lucha médica y social contra el sida en Galicia”. Con esta frase resume Sonia Valbuena García, directora del Comité Antisida de A Coruña (Casco) y vocal de la Sociedad Gallega Interdisciplinaria del Sida (Sogaisida), el papel indispensable de José Domingo Pedreira Andrade, responsable del Servicio de Medicina Interna del Complexo Hospitalario Universitario de A Coruña (Chuac) durante más de tres décadas y médico emérito del Sergas, en la batalla gallega contra esa enfermedad. El inesperado fallecimiento del especialista coruñés, este pasado jueves, a los 76 años, ha dejado desolados a sus antiguos compañeros del Chuac, que pierden “a una institución” de ese hospital, pero también al movimiento asociativo del VIH y, por supuesto, al colectivo de afectados por esa infección, a quienes dedicó la mayor parte de su impecable carrera profesional.

El doctor Pedreira Andrade, primero por la izquierda, en una charla en el centro Fonseca, en 1992. |  // CEDIDA POR CASCO

El doctor Pedreira Andrade, primero por la izquierda, en una charla en el centro Fonseca, en 1992. | // CEDIDA POR CASCO

“Pedreira siempre estuvo disponible, desde el primer día, hasta el último. Su fallecimiento nos causa muchísima tristeza. Aparte de un profesional como la copa de un pino, era una persona muy buena y muy peculiar. Enriquecedora en todos sus aspectos. Era un placer siempre hablar con él”, resalta la directora de Casco, quien reivindica especialmente la labor llevada a cabo por el internista coruñés, fundador de la Unidad de VIH del Chuac, durante los primeros tiempos de la epidemia de sida.

Fueron años absolutamente durísimos, porque no había medicación y las personas con sida se morían rápido y, mucha veces, con un deterioro importante de su estado de salud. En aquellos tiempos tan difíciles, el doctor Pedreira, como todo su equipo de la Unidad de VIH del Chuac, ofrecía una atención muy humana a esos enfermos. Iban todos a la par, en ese sentido, con una enfermedad que causaba mucho miedo, se conocía muy poco y era muy estigmatizante”, subraya.

Insiste Sonia Valbuena en que el doctor Pedreira “se involucraba en todos los aspectos, no solo médicos, sino también sociales” del sida, y refiere, en este punto, el gran apoyo que el especialista del Chuac brindó a los equipos de Casco para “obtener información” en unos tiempos en los que, reitera, “resultaba muy difícil” porque “no se sabía mucho sobre la enfermedad”.

Siempre dedicó tiempo a formarnos e informarnos, a dar charlas y acudir a todos los sitios donde lo podíamos necesitar, no solo para explicar qué significaba el sida, sino también para dar a conocer y fomentar las medidas de prevención. Encabezó la demanda de tratamientos para los drogodependientes que llegaban a su Unidad del Chuac, a manos llenas, y se involucró enormemente en promover el uso del preservativo pese a las críticas morales” , apunta la directora de Casco, quien asegura que el contacto del doctor Pedreira con los profesionales del movimiento asociativo del VIH “fue siempre muy estrecho”.

“Levantabas el teléfono, lo llamabas y estaba siempre disponible para lo que fuera. Cuando abrimos nuestro piso de acogida, por ejemplo, nos apoyó muchísimo, e incluso acudió a la cena de inauguración. Fue miembro fundador y presidente de Sogaisida, una sociedad interdisciplinar en la que no dejaba fuera a las entidades de acción social ni a la ciudadanía. Tenía claro que había que afrontar el sida con una visión global y multidisciplinar. No solo colaboró. Encabezó y fue lanza de la lucha médica y social contra esa enfermedad”, reitera.

El doctor José Domingo Pedreira Andrade, a principios de los 90. | // CEDIDA

"Pedreira era muy peculiar. De esas personas que te encuentras pocas veces en la vida porque aúnan lo profesional, lo humano y lo intelectual. De las que te alegra haber conocido y haber tenido a tu lado en momentos tan difíciles"

Sonia Valbuena García - Directora del Comité Antisida de A Coruña (Casco) y vocal de Sogaisida

decoration

Con respecto al carácter del doctor Pedreira, Sonia Valbuena lo recuerda como “una persona muy franca”. “Si tenía que decirle a un paciente ‘vete arreglando tus cosas, porque esto se acaba’, se lo decía. Era una persona con una capacidad intelectual desbordante y muy culta. Acudir juntos a un congreso era un placer porque con él se podía hablar de todo. Esa formación académica y humana hacía que se relacionase con los pacientes desde el humanismo y no desde el paternalismo. Nunca los engañó, siempre les dio información veraz y les ayudó a que encajasen el diagnóstico de la mejor manera posible”, recalca la directora de Casco, y concluye: “Pedreira era muy peculiar. De esas personas que te encuentras pocas veces en la vida porque aúnan lo profesional, lo humano y lo intelectual. De las que te alegra haber conocido y haber tenido a tu lado en momentos tan difíciles. En Casco lo echaremos de menos siempre, porque era un gran apoyo”.

Compartir el artículo

stats