Kiosco

La Opinión de A Coruña

Hospitales de toda España cierran más de 8.500 camas en plena séptima ola

Los sindicatos advierten de la “tormenta perfecta” que afrontan los centros

Un paciente de COVID, en la UCI de un hospital en enero de este año. | // EDUARDO PARRA

Una séptima ola de coronavirus que avanza sin dar tregua y profesionales totalmente “saturados, exhaustos y sobrecargados”. Así describen los sindicatos sanitarios la situación a la que se enfrentan los hospitales españoles este verano. Una auténtica “bomba de relojería”, asegura el sindicato de enfermería Satse, que denuncia el cierre de, al menos, 8.594 camas en centros que describen como saturados. En la misma línea, la Central Sindical Independiente y de Funcionarios (CSIF) advierte de que el déficit estructural de personal provocará cierres de plantas y consultorios, problemas para la planificación de vacaciones del personal y el incremento de los tiempos de espera para los pacientes. En Madrid, CC OO pide la incorporación de 3.100 profesionales, 5 camas de hospitalización por cada 1.000 habitantes o la reapertura de servicios de Urgencias de Atención Primaria.

No es una situación nueva. Verano tras verano, los centros se enfrentan al temido cierre de camas. Un escenario que, desde 2020, se ha visto agravado por las sucesivas olas del COVID. En apenas un mes, los centros sanitarios de toda España han pasado de tener unos 6.500 pacientes ingresados durante la primera semana de junio a los 10.249, de los que 449 están en UCI, según datos notificados por Sanidad el viernes. La incidencia acumulada por COVID ha aumentado 343 puntos en mayores de 60 años (hasta 996).

Situación insostenible

Los sanitarios llevan semanas alertando de que la situación comienza a ser insostenible. El propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunciaba el pasado fin de semana que el Consejo de Ministros de este martes aprobará hacer fijos a 67.300 sanitarios, de todos los niveles y de todo el conjunto de la Administración, una medida que busca acabar con la “precarización en la sanidad”.

Los representantes sindicales alertan de que la sanidad vive, una vez más, un momento límite. Satse asegura que, desde junio, se han vuelto a establecer cierres programados y progresivos de camas y retrasos de consultas externas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas en los centros hospitalarios de toda España y que se mantendrán los meses de julio, agosto y septiembre. Según los datos recabados por el sindicato en las diferentes comunidades autónomas, está previsto que se vayan a clausurar, al menos, 8.594 camas en todo el país.

Por comunidades autónomas, detallan por ejemplo, que en Madrid se cerrarán, al menos, 1.800 camas; en Andalucía, 1.400; en Cataluña, 1.000; en Euskadi, 900; en Galicia, 726; en Aragón, 500, y en Asturias, 380. Subraya que el cierre de camas y “la suspensión de miles de consultas externas, pruebas diagnósticas e intervenciones quirúrgicas “es algo especialmente grave, en estos momentos, cuando la séptima ola está generando un progresivo incremento de la presión asistencial, tanto en urgencias, plantas y UCI, y las listas de espera en todos los servicios de salud se han disparado a consecuencia de la pandemia”.

Compartir el artículo

stats