Kiosco

La Opinión de A Coruña

El Gobierno atribuye casi 2.200 muertes en toda España a las olas de calor de julio

Las altas temperaturas registradas el mes pasado en todo el país habrían causado cerca de 70 defunciones cada día, según la estadística del Instituto de Salud Carlos III

Un hombre se refresca en una fuente, ayer, en Córdoba. | // EFE

Las altas temperaturas han dejado este recién acabado mes de julio hasta 2.176 muertes, según ha estimado el Instituto de Salud Carlos III (Isciii), dependiente del Ministerio de Sanidad. Así pues, con el último dato que recoge la estadística de Monitorización de la mortalidad diaria (MoMo) por exceso de temperatura (del sábado 30, con 51 decesos estimados), estaríamos hablando de unas 70 muertes al día durante este mes.

A nivel detallado, el primer día de la ola de calor, el domingo día 10, se produjeron, según las estimaciones del Isciii, 15 muertes atribuibles a la temperatura. Desde entonces, se habría producido una escalada continua, ya que al siguiente día, el lunes 11 se registraron 28 fallecimientos estimados por exceso de temperatura. Este dato aumentó hasta los 41 casos estimados del martes 12 de julio y hasta los 60 el miércoles 13. El siguiente día, el 14 de julio, fue, junto al viernes, de los peores días de la ola de calor, ya que en algunos municipios se registraron valores cercanos a los 44 o 45ºC, como en los valles del Tajo, Guadiana y Guadalquivir; los 42ºC en el valle del Miño y los 41ºC en el valle del Ebro y en la zona centro.

Según las estimaciones del Isciii, el jueves 14 de julio se produjeron 93 fallecimientos por el calor, una cifra que aumentó hasta los 123 del viernes 15. El sábado 16 el dato fue de 150. Hasta alcanzar el pico, de 184, que se produjo el martes 19 de julio. Desde entonces, las cifras de muertes atribuibles al calor han descendido, en línea con la bajada de las temperaturas. Los datos proceden del sistema MoMo del Iscii, que hace estimaciones estadísticas de excesos de mortalidad para un día determinado comparando series históricas. “Calcula e infiere valores relativos a todas las causas y atribuibles a temperatura, no números exactos de defunciones. Es decir, las cifras que se ven en el Panel MoMo no son personas fallecidas (no es un registro de defunciones), sino el resultado del cálculo estadístico en forma de estimación. En definitiva, que no es correcto decir que esta ola de calor ha causado X muertes de personas”, precisan fuentes del Isciii a Europa Press.

En este contexto, el Ministerio de Sanidad ofrece una serie de recomendaciones, recogidas en su decálogo Disfruta el verano con salud 2022, para hacer frente a las altas temperaturas y hacer estas jornadas más llevaderas. La primera y más importante de todas ellas es hidratarse bien. Desde Sanidad recomiendan beber agua y líquidos con frecuencia incluso aunque no tengamos sed. Sin embargo, no valen todos los líquidos. Evita las bebidas que lleven cafeína, alcohol o aquellas que sean demasiado azucaradas porque pueden favorecer la deshidratación. En su lugar puedes optar por zumos y refrescos, pues te ayudarán a bajar un poco la temperatura de tu cuerpo.

También aconseja Sanidad permanecer el mayor tiempo posible en lugares frescos, a la sombra o climatizados y que nos refresquemos siempre que lo necesitemos. Reducir la actividad física y usar ropa ligera, holgada y que deje transpirar. Realizar comidas ligeras para hacer frente a las consecuencias del calor, mantener tus medicinas en un lugar fresco y, en caso de coger el coche, procura no dejar a nadie encerrado dentro del vehículo, son otras recomendaciones incluidas en el decálogo del Ministerio.

Un trimestre más cálido y seco de lo habitual

Tras un mes de junio especialmente cálido y un julio marcado por una de las olas de calor más intensas jamás registradas en España, agosto arranca con una nueva subida de los termómetros. Según apunta el pronóstico estacional de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), todo apunta a que los próximos tres meses serán más cálidos y más secos de lo habitual. Hay hasta un 60% de probabilidades que las temperaturas de agosto, septiembre y octubre estén por encima de los valores habituales para esta época del año. Y un 45% de probabilidades que las lluvias estén por debajo de lo esperado para estos meses. Si las previsiones se confirman, estaríamos ante un nuevo trimestre marcado por las altas temperaturas y la escasez de precipitaciones: una predicción que, conforme avanza la crisis climática, se está volviendo cada vez más habitual. Según apuntan los registros históricos, España lleva al menos siete veranos consecutivos registrando valores más altos respecto a la media de las últimas décadas. También se ha observado que nueve de los diez veranos más cálidos registrados desde 1965 hasta la actualidad han tenido lugar en el siglo XXI y cinco de ellos a la última década. El riesgo de sequías, por su parte, también se ha incrementado en las últimas décadas. De hecho, se estima que más del 70% de la península está en riesgo de desertificación. Este año, a falta de al menos un mes para que concluya oficialmente la estación, los primeros análisis apuntan a que podríamos estar ante el cuarto verano más caluroso desde que existen registros. Los primeros análisis realizados sobre el mes de junio y julio apuntan a que la media de temperaturas máximas registrada en esos meses es la más elevada desde que existen registros en al menos 25 provincias españolas. Esto equivale a que, hasta el momento, la mitad del país está viviendo uno de los veranos más calurosos de su historia. En Madrid, según recoge la plataforma Hoyextremo liderada por el científico climático Daniel Argueso, a lo largo del mes de julio solo se han registrado dos días con temperaturas inferiores a lo normal y más de quince días con valores entre los más cálidos jamás registrados en la capital.

Reservas de agua críticas

Mientras el calor avanza, las reservas de agua están en una situación crítica. Los registros de lluvias apuntan a que estamos en el cuarto año hidrológico más seco desde 1961. En estos momentos, los embalses españoles están al 42% de su capacidad. En comunidades como Andalucía, Murcia, Extremadura y Castilla-La Mancha, los pantanos están ahora por debajo del 36% de su capacidad. Hace un año exacto, las reservas hídricas nacionales rondaban el 50%. En los últimos diez años, la media para esta semana era superior al 60%.

Compartir el artículo

stats