Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

El 12% de los adolescentes gallegos tiene ideas suicidas recurrentes y el 23% sufre acoso escolar

El 26% hace un uso problemático de internet, cuatro de cada diez consumen pornografía ‘online’ y el 11% ha recibido una propuesta sexual de un adulto por esa vía, revela un macroestudio de la Fundación Barrié y la Universidade de Santiago

La directora de la Fundación Barrié, Carmen Arias Romero, y el responsable científico del estudio, el profesor de la Universidade de Santiago (USC) Antonio Rial Boubeta, en la presentación del estudio, en A Coruña. | // CASTELEIRO/ROLLER AGENCIA

El 12,7% de los adolescentes gallegos tiene ideas suicidas recurrentes, casi un 7% a diario, y prácticamente uno de cada cinco manifiesta síntomas de depresión. Ambas tasas se multiplican por tres, y hasta por cuatro, cuando hay acoso escolar, una lacra que afecta a casi el 23%. El 26% hace un uso problemático de internet, cuatro de cada diez consumen pornografía online y el 11% ha recibido una proposición sexual de un adulto por esa vía. Son algunos de los alarmantes datos que extraen del estudio Adolescencia, tecnología, salud y convivencia, elaborado por la Fundación Barrié, en colaboración con la Universidade de Santiago (USC), y presentado en A Coruña. Un exhaustivo análisis, el de mayor envergadura realizado hasta la fecha en Galicia sobre el uso de las TRIC (Tecnologías de la Relación, la Información y la Comunicación) por parte de adolescentes, en el que participaron más de 10.000 alumnos de 59 centros educativos, con edades comprendidas entre los 12 y los 18 años. La directora de la Barrié, Carmen Arias Romero, y el responsable científico del informe, Antonio Rial Boubeta, profesor de Metodología de las Ciencias del Comportamiento y director de la Unidad de Psicología del Consumidor y Usuario de la USC, desgranaron sus principales conclusiones, resumidas a continuación:

Hábitos de vida y alimentación. Uno de cada cinco adolescentes gallegos (20%) no desayuna nunca, o casi nunca, entre semana, un hábito más generalizado entre ellas (25,1%, frente al 14,9% de los chicos). Además, el 25,3% no come nunca, o casi nunca, con su familia a mediodía, o solo lo hace una o dos veces por semana (24,3%, en el caso de la cena). El 15% no ingiere frutas o verduras, ni siquiera una vez por semana, mientras que el 10,5% consume dulces, chocolate o bollería; el 7,3%, refrescos; y el 6,3%, patatas fritas o aperitivos salados, todos, o casi todos los días. El estudio de la Fundación Barrié y la USC desvela, asimismo, que el 12,5% toma bebidas energéticas, al menos, una vez por semana.

Higiene del sueño. Los adolescentes gallegos duermen una media de 7,23 horas entre semana, aunque casi uno de cada cinco (8,5%) lo hace cinco horas, o menos. Además, uno de cada tres (35%) tiene dificultades frecuentes para conciliar el sueño.

El papel del deporte. La mayoría de los adolescentes gallegos (78,7%) hace deporte fuera del horario escolar, al menos, una vez por semana; casi tres de cada diez (27,6%) todos, o prácticamente todos los días; y, cerca de la mitad, practica deporte federado.

Dificultades para aceptar la imagen corporal. Casi uno de cada cuatro adolescentes gallegos (24,5%) no se siente a gusto con su cuerpo, según el estudio de la Fundación Barrié y la USC. Las chicas son las que presentan mayor descontento, de hecho, dos de cada tres (67,6%) cambiarían algo de su cara o de su cuerpo.

Somatización de los problemas. Más del 40% de los chavales de 12 a 18 años presenta problemas frecuentes relacionados con el estado del ánimo, la ansiedad o la irritabilidad. Habituales son, también, los dolores de espalda, ojos y cabeza, que afectan, de manera regular, a uno de cada cinco adolescentes gallegos. Los niveles de somatización son hasta cuatro veces mayores en ellas, recoge el informe.

Salud emocional. Casi uno de cada cinco (el 17,8%) manifiesta síntomas de depresión, y el 12,7% tiene ideas suicidas recurrentes (el 6,9%, todos los días, y el 5,8%, la mitad de los días en las últimas semanas). Los niveles de bienestar emocional y satisfacción con la vida son, de nuevo, menores entre las chicas, mientras que la tasa de depresión y de ideación suicida es hasta cuatro veces mayor en ellas (18,1%, frente al 6,7%).

Acoso escolar. Casi uno de cada cuatro adolescentes gallegos (22,9%) sufre acoso escolar, según el análisis de la Fundación Barrié y la USC. Las cifras son mayores en la primera etapa de la ESO (hasta el 28,5%) y descienden, de forma progresiva, con la edad. El impacto emocional de esta lacra es claro: las tasas de depresión e ideación suicida se multiplican por tres, e incluso por cuatro, entre las víctimas. También entre los agresores son entre seis y siete veces mayores. Las cifras aumentan, asimismo, entre los que juegan habitualmente a videojuegos violentos designados como “PEGI 18”. Su consumo frecuente, al comienzo de la adolescencia (12-13 años), hace duplicar las tasas de agresores.

Violencia hacia los padres. Cuatro de cada diez adolescentes gallegos (40,6%) han tenido discusiones fuertes con sus padres en los últimos meses, el 12,9% admite haber llegado a insultarles y un 2,8%, haber ejercido algún tipo de violencia física sobre ellos. De estos datos, los autores del informe extraen que, en uno de cada diez hogares, aproximadamente, podrían estar dándose manifestaciones de violencia filio-parental.

Uso del teléfono móvil, las redes sociales e internet. La práctica totalidad de los adolescentes gallegos de 12 a 18 años (95,7%) dispone de teléfono móvil con datos, seis de cada diez (61,7%) acostumbran a dormir con este dispositivo en la habitación y casi el 30% lo utiliza todos, o casi todos los días, de madrugada. En cuanto a las redes sociales, la práctica totalidad (98,2%) está registrado en alguna de ellas, y les dedica una media de hasta tres horas a diario, más las chicas (casi el doble). Además, seis de cada diez adolescentes gallegos tienen más de un perfil propio en una misma red social: uno “oficial” para sus padres, y otro para su grupo más reducido de amigos, donde publican contenidos sin ese ‘filtro’ paternal. Más de la cuarta parte (26,1%) hace un uso problemático de internet, y la prevalencia es mayor entre las chicas (29,2%, frente al 22,1%) y en Bachillerato (31%).

Pornografía ‘online’, ‘sexting’ y ‘grooming’. Cuatro de cada diez (44%) adolescentes gallegos consumen pornografía online, más los chicos (58,8%, frente al 26,9%), y esta problemática aumenta con la edad: entre los 12 y 13 años no supera el 25%, pero se dispara al 66% entre los 16 y 18. Además, el 42,2% admite haber intercambiado mensajes sexuales online (sexting); el 13,1% ha enviado alguna vez fotos o vídeos íntimos de sí mismo; y, más del doble, los ha recibido de otros, según el estudio de la Fundación Barrié y la USC. Se constata, asimismo, un importante “caldo de cultivo” para el grooming, de hecho, tres de cada cinco adolescentes gallegos (60,8%) han aceptado a un desconocido en las redes sociales, y uno de cada cinco (22,7%) ha llegado a quedar en persona. El 11,6% ha recibido una proposición sexual por parte de un adulto por esa vía.

La mitad prefiere los videojuegos con violencia

Seis de cada diez adolescentes gallegos (63,2%) juega a videojuegos algún día por semana, y casi el 30% (28,5%), todos o casi todos los días, según se desprende del estudio de la Fundación Barrié y la USC. En los chicos, estos porcentajes se disparan hasta el 83% y el 41,1%, respectivamente. Dedican una media de nueve horas semanales a esta actividad, aunque un 7,5% supera las 30. Además, la cuarta parte destina dinero, todos los meses, a comprar o a descargarse videojuegos; la mitad (49%) reconoce que usa los que no son aptos para su edad; y casi seis de cada diez (56,7%) admite que prefiere que contengan violencia.

En este contexto, la tasa de adicción a los videojuegos se sitúa en Galicia en el 4%, lo que se traduce en más de 5.000 adolescentes enganchados a esta forma de ocio, concluye el informe de la Fundación Barrié y la USC, del que se extrae, asimismo, que jugar todos los días, y más de 30 horas a la semana, multiplica por cuatro la tasa de adicción.

Casi uno de cada diez ha apostado dinero

El exhaustivo análisis de la Fundación Barrié y la USC desvela, por otro lado, que uno de cada diez adolescentes gallegos de entre 12 y 18 años (8,2%) ha apostado dinero alguna vez en su vida, de forma presencial u online, de hecho, la tasa de los que recurren a la primera modalidad es casi cuatro veces mayor (7,8%, frente a 2,4%). Las apuestas deportivas son las más aceptadas, sobre todo entre los chicos y en Bachillerato, y aunque el gasto mensual no suele superar los 10 euros, uno de cada diez desembolsa más de 30 euros cada mes.

Bares y cafeterías son los lugares de juego presencial más habituales (69,5%), mientras que las webs de apuestas son los principales canales para apostar online (54,1%). Además, el 12,5% reconoce haberse visto obligado a pedir alguna vez dinero prestado para jugar o saldar deudas, y un 12,1%, incluso, a robar. Estos problemas se multiplican por diez cuando ya existe una adicción.

Límites en casa y leyes más protectoras

Ante los preocupantes datos del estudio de la Fundación Barrié y la USC, su responsable científico, Antonio Rial Boubeta, insiste en que “se pueden hacer muchas cosas”, y anima a los padres a poner límites a los adolescentes, como evitar que se lleven el móvil a la cama o al colegio, sobre todo, al inicio de la ESO. “Fiamos todo el esfuerzo preventivo a dar seis o siete charlas a los chavales en los colegios. Eso está bien, pero no es suficiente”, avisa, antes de subrayar, en clave positiva: “Hay que transmitir a los padres que pueden ver el vaso medio lleno, porque hay una sensación de impotencia, de que es imposible”.

El profesor Rial Boubeta llama la atención, asimismo, sobre la necesidad de “hacer un ejercicio de responsabilidad por parte de los legisladores y el sector del juego” para “impulsar leyes que protejan a nuestros hijos”.

Compartir el artículo

stats