Es una enfermedad multifactorial crónica, no contagiosa, dolorosa, desfigurante e incapacitante para la que no existe cura y que tiene una gran repercusión en la calidad de vida de los pacientes. Así describen los dermatólogos de la psoriasis, dolencia que padecen 125 millones de personas en todo el mundo, de los que en torno a un millón están en España. Este viernes y sábado los especialistas se reúnen en Madrid en el 8º Congreso de Psoriasis que organiza el Grupo de Trabajo de Psoriasis de la sociedad científica y, sobre la mesa, pondrán un tema del que poco se habla: el alto riesgo que tienen los pacientes de padecer disfunción sexual. De hecho, indican, es "notablemente superior" al de la población general alcanzando prevalencias del 80% en algunos grupos.

El término disfunción sexual alude a cualquier problema que se produzca en alguna de las etapas de placer del acto sexual y puede producirse por causas físicas, psicológicas o de ambos tipos. Los dermatólogos creen que el abordaje de la esfera sexual también debería formar parte del plan de manejo de los pacientes con psoriasis. Explican, de entrada, que son personas genéticamente predispuestas que, tras ser expuestas a diversos factores desencadenantes, desarrollan ciertas alteraciones en las vías inmunológicas que conducen a la psoriasis.

"No podemos continuar ignorando la importancia de la sexualidad en la calidad de vida", señalan los especialistas

A lo largo de dos días, en torno a 600 dermatólogos estarán reunidos en Madrid para presentar estudios y debatir los avances en esta enfermedad centrados, especialmente, en datos sobre las nuevas terapias, individualización, actualización en relación con las recomendaciones de manejo de los pacientes, innovación o enfermería en psoriasis, entre otros temas. En el congreso, en el que tendrán lugar 55 ponencias y 157 comunicaciones, la ginecóloga y sexóloga Raquel Tulleuda, ofrecerá una comunicación destinada a compartir con los dermatólogos este problema.

"No podemos continuar ignorando ni la importancia de la sexualidad en la calidad de vida, ni el impacto de las enfermedades crónicas en la sexualidad. Con esta ponencia pretendemos concienciar a los profesionales sobre la existencia de esta necesidad frecuentemente silenciada y dotarles de unas habilidades mínimas para su abordaje", señala.

El estigma de la enfermedad

La médico considera que la sanidad desempeña "un papel totalmente insuficiente en este ámbito y los médicos y sanitarios en general no recibimos formación adecuada para velar por la salud sexual de nuestros pacientes". En el ámbito afectivo-sexual, el paciente psoriásico con frecuencia se siente estigmatizado por la enfermedad, inciden los dermatólogos.

Según según ciertos parámetros (gravedad de la psoriasis, edad, sexo, nivel educativo, potenciales efectos adversos de alguna medicación indicada para su enfermedad, etc) el paciente "puede proyectar ese sentimiento negativo hacia sus sentimientos o percepción de sí mismo, afectando a su autoestima y autoconfianza, lo que a su vez conllevará a la alteración en su esfera sexual, disminuyéndola o incluso anulándola por completo", abunda el doctor Gregorio Carretero, dermatólogo de la AEDV y experto en la materia.

Las personas con psoriasis tienen más riesgo de padecer otras enfermedades como sobrepeso, hígado graso, enfermedad cardiovascular o depresión

Se estima que en todo el mundo hay 125 millones de personas con psoriasis, de los que en torno a un millón, viven en España. Los especialistas destacan también que, además, las personas con psoriasis tienen más riesgo de presentar otras comorbilidades asociadas, como pueden ser el sobrepeso, el hígado graso, la enfermedad cardiovascular o la depresión, también relacionadas con sus problemas de salud sexual.

Para que no se vea afectada la sexualidad de los pacientes los médicos dicen que uno de los retos es que permanezcan sin lesiones

Para que no se vea afectada la sexualidad de los pacientes este dermatólogo dice que uno de los retos es que permanezcan sin lesiones. Un objetivo alcanzable en un alto porcentaje de enfermos, asegura, porque actualmente existen fármacos "muy eficaces para el tratamiento de la psoriasis moderada-grave". Pero, el verdadero desafío, añaden los médicos, son los casos de pacientes que no llegan a alcanzar el aclaramiento completo de las lesiones.

En esos casos, explica a su vez la doctora Raquel Rivera, otra de las dermatólogas que abordará este tema en el 8º Congreso de Psoriasis, es importante descartar afectación de partes sensibles como la zona genital, mantener una comunicación fluida con el paciente, detectar comorbilidades que necesiten abordaje específico para remitirles a los especialistas y recomendarles estilos de vida saludables para controlar esta enfermedad crónica.