Kiosco La Opinión de A Coruña

La Opinión de A Coruña

Sanidade vacunará en junio contra el herpes zóster y hará cribados de cáncer de próstata

Comesaña acusa de manipulación a la plataforma, a la que llama “SOS bipartito”

Una enfermera inyecta una vacuna a un niño. Paco Poyato

La sanidad constituye uno de los apartados más sensibles de la gestión pública. La Xunta respondió hace dos semanas al aumento de las listas de espera con un plan de choque para reducir esa demora que incluye 440.000 actos asistenciales extraordinarios y ahora se lanza a mejorar la prevención para ahorrarle costes al sistema público y mejorar las opciones de tratamiento de los gallegos. El Sistema Galego de Saúde (Sergas) mejorará la protección ciudadana al introducir a partir de junio la vacunación contra el virus del herpes zóster a quienes este año cumplan 65 y 80 años y realizará nuevos cribados para hallar indicios de cáncer de próstata, uno de los más mortíferos, y de pulmón. Se unirán a los de mama, colon y cuello de útero.

El conselleiro de Sanidade, Julio García Comesaña, acudió este martes al Parlamento para explicar las políticas de la Xunta en materia de prevención de salud pública, con las que quiso contrarrestar las críticas a su gestión y al aumento de listas de espera no solo quirúrgicas, sino incluso para acudir al médico de cabecera.

La vacunación y los cribados oncológicos centraron su mensaje. Entre las novedades, Comesaña destacó la ampliación de la vacunación contra el virus del herpes zóster, que el año pasado comenzó a aplicarse a pacientes inmunodeprimidos, a los mayores que cumplan 65 y 80 años a partir de junio. También se mejorará la vacuna contra el neumococo, que causa, por ejemplo, la neumonía. De los 13 serotipos actuales, pasará a 20.

En el terreno del cribado, Galicia comenzará esta legislatura a aplicar una detección precoz de los cánceres de próstata y pulmón. Este último programa fue adelantado ya por este periódico el pasado mes de noviembre. En el primer caso, la comunidad participará en un proyecto europeo para la estratificación del riesgo. Una vez detectada población de mayor peligro, se realizará un cribado. En el caso del pulmón, se usará inteligencia artificial para identificar los ciudadanos con mayores probabilidades de sufrirlo.

Comesaña también destacó el éxito en las diferentes campañas de vacunación, desde el COVID a la gripe, pero incidió en la protección de los niños. En septiembre, arrancó la inmunización de varones de 12 años contra el virus del papiloma, que suma ya 6.079 pequeños beneficiados. En el caso de la vacuna contra el meningococo B para niños de dos meses que se inició en noviembre, los protegidos ya son 2.907.

Por otro lado, el conselleiro anunció que la futura Lei de prevención de condutas aditivas restringirá el acceso de menores de edad también a bebidas energéticas.

La oposición reprocha en Primaria falta de medidas para agilizar citas

La sanidad constituye el campo de batalla principal entre la Xunta y la oposición de BNG y PSdeG, que ayer se mostró contrariada y ofendida por la falta de respuestas de Comesaña a los “problemas” en la Atención Primaria y con las listas de espera. De hecho, ambas formaciones coincidieron en reprocharle al conselleiro de Sanidade acudir a la Cámara a abordar datos sobre vacunación o programas de cribado, cuando existen demoras excesivas para el pediatra o el médico de familia. El socialista Xulio Torrado ilustró lo que en su opinión constituye una falta de claridad en las prioridades de Sanidade. “Renunció a hablar de lo que le importa a la gente: que no tiene cita para el médico o que se le retrasa una operación”, censuró tras citar el caso de un periodista que reveló en redes sociales que el lunes intentó pedir cita para su hija en un centro de salud de Santiago. La primera opción disponible era para el día 2 de febrero. Además, el diputado del PSdeG insistió en los mensajes de su grupo sobre la incapacidad de Sanidade para convocar todas las plazas de médicos internos residentes (MIR) autorizadas por el Gobierno central, pese a la demanda de más puestos planteada no solo por Galicia, sino por más autonomías. La diputada del BNG Montse Prado elevó incluso el tono. “No tiene ninguna receta para solucionar los gravísimos problemas de la sanidad pública y viene a hablar de vacunación”, espetó a Comesaña. “Destine su esfuerzo en buscar culpables a solucionar los problemas”, añadió tras poner en duda incluso el tratamiento a pacientes oncológicos. Comesaña no rehuyó el cuerpo a cuerpo, batalla con la oposición que afrontó en solitario, pues durante su comparecencia ningún miembro de la Xunta hizo acto de presencia en el Parlamento. El suyo fue el único escaño azul ocupado. El calendario marcó el enfrentamiento, pues el día 12 de febrero está convocada una manifestación en favor de la sanidad pública gallega y en contra de la gestión de la Xunta. El contexto político también es importante, pues el 28 de mayo se celebran elecciones municipales, primer test para el liderazgo de Alfonso Rueda como presidente del Ejecutivo y líder del PP. A finales de año se celebran las generales y en verano del año que viene, las autonómicas. El conselleiro de Sanidade desprestigió a las plataformas en defensa de la sanidad pública agrupadas en torno a SOS Sanidade Pública, convocante de la protesta. “Suelo llamarla SOS bipartito”, resumió sobre lo que considera un movimiento político, con antiguos cargos del gobierno de coalición PSdeG-BNG (2005-09) al frente. De hecho, usó el éxito en programas de vacunación –76% de mayores de 65 años en el caso de la gripe– para tumbar las críticas “al desmantelamiento y privatización” de la sanidad de Galicia. “Dicen que la privatizamos y la desmantelamos y hoy hablamos de programas que detectan cánceres”, contrapuso en un argumento que avaló la popular Encarnación Amigo. En este punto, se mostró ofendido por la denuncia de Prado sobre el retraso en el tratamiento de pacientes oncológicos. “No vale con trasladar que vendemos la Primaria, sino que dice que la gente llega con tumores y no los atendemos”, censuró tras negar la acusación y destacar de nuevo su apuesta por Atención Primaria –con 380 profesionales más que en 2009, dijo–, a pesar de que “faltan médicos” y de que las directrices del Gobierno, sostuvo, le impedirán formar más MIR este año. Por otro lado, el pleno arrancó tenso. El BNG exigió la votación sobre el aplazamiento de una interpelación al conselleiro de Medio Rural por entender que existía motivo para un “atropello” a sus derechos parlamentarios, según Olalla Rodil. La mayoría del PP avaló esa dilación.

Compartir el artículo

stats