Micky Molina Actor y músico

"Voy a ser un rebelde toda mi vida"

"Quiero ser un ser humano con sensaciones y decir: 'No quiero, no me da la gana', con unos valores que me merezcan la pena y tirar para adelante"

24.08.2015 | 00:40
Micky Molina.

El actor rebelde por excelencia del cine español mantiene su espíritu juvenil, la eterna sonrisa abierta y su arrolladora personalidad dentro y fuera de los escenarios. Micky Molina estrena su nueva película El collar de sal, hace teatro y prepara otro filme.

-¿Cómo lleva su carrera?

-Acabo de terminar la película El collar de sal de Vicente Pérez Herrero. Trata sobre el abandono de unos padres a una hija con una moraleja muy buena que viene a decir que no hay mal que por bien no venga. Creo que va a ser una gran película y va a gustar, a mí me impresionó mucho el primer montaje que vi. Se tocan sensibilidades y emociones muy importantes a las que a veces no damos importancia, están ahí y están ocurriendo. Es la vida.

-¿Otros proyectos?

-Voy a empezar otra película y en teatro sigo con la obra De Miguel a Miguel, con Miguel Hernández, y tengo otro espectáculo homenaje a mi padre. La verdad es que no paro. Por eso necesitaba pasar unas semanas por lo menos con mi familia.

-Parece que los actores se están refugiando en la televisión. ¿Tiene algún proyecto en este medio?

-La verdad es que no me llaman. No sé si es porque ahora no estoy ubicado en este sentido pero puede que sea porque hay muchos actores, pero las cosas cambian y quizá de repente me llamen porque he hecho mucha televisión. Ahora estoy haciendo teatro, cine y música, así que no me preocupa demasiado.

-¿Usted es ante todo artista como decía su padre?

-Soy artista y con el arte te sacas las castañas, una temporada haces unas cosas y luego otras. Mi padre siempre me decía: 'Tú no eres actor, eres artista, recuérdalo siempre'. Y esto es lo que hago desde los 14 años hasta ahora, que voy a cumplir 52.

-¿Mejora el cine español?

-Voy leyendo cosas, pero soy incrédulo, porque del dicho al hecho hay mucho trecho. Parece que va a haber subvenciones de nuevo, pero habrá que ver dónde va ese dinero ya que este es el problema del país. Habría que darle más subvenciones a la gente nueva, que lo necesitan más. Es más fácil darle a los artistas consagrados porque garantiza que se triplica el dinero y Dios Dinero es el que manda. Habría que tener un poco de ojo en este sentido a la hora de subvencionar cosas.

-¿Y no sería mejor bajar el IVA?

-Seguro, esa ha sido la barbaridad más grande del mundo y lo que ha acabado con la industria en este país. Espero que en este periodo las cosas mejoren para que la industria vea la luz y pueda empezar a invertir y a mover todo un poco otra vez y que la persona que invierta tenga un margen de beneficio.

-¿Al final ha logrado una estabilidad sentimental y laboral en su vida?

-Llevo 11 años con Sandra Blakstad. Estoy en el mejor momento de mi vida, me encuentro muy feliz junto ella, nos entendemos y ayudamos mucho. Tenemos una edad muy especial, ya no son 20, 30 o 40, cuando miro hacia atrás da como un poco de vértigo. Hemos tenido la suerte de encontrarnos, respetarnos y amarnos y eso es lo importante.

-¿El rebelde se ha comido a Micky o Micky al rebelde?

-Voy a ser un rebelde toda mi vida, siempre lo he sido y lo seré, es genética pura. Mi padre fue así, está en los genes. Ahora conviven los dos Mickys, cuando sale el rebelde el otro tiene que dar un puñetazo en la mesa y al revés. Quizá esa rebeldía me mantiene vivo porque si no a veces sería difícil, si no te rebelas contra la sociedad, las injusticias... como se mueve el mundo. Quiero ser un ser humano con sensaciones y decir: 'No quiero, no me da la gana', con unos valores que me merezcan la pena y tirar para adelante. Esa rebeldía no la voy a perder nunca.

-¿Con qué sueña ahora Miguel?

-A veces uno dice: 'Virgencita, Virgencita que me quede como estoy'. Tengo mis sueños, mis proyectos, alguna película en producción con guiones muy hermosos que van a medio y largo plazo. Seguir disfrutando de mi familia, mis hijos que se están haciendo mayores y un día de estos me harán abuelo. Ser buena gente, con el corazón limpio e intentar hacer las cosas lo mejor posible sin hacer daño a nadie.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine