Un partido del siglo

11.01.2016 | 00:56

Cada vez que la prensa del ramo anuncia el Barça-Madrid como el partido del siglo, todo el mundo se calienta, aun sabiendo que partidos del siglo hay para dar y tomar. Es lo que nos está pasando con el caso Nóos. Con su importancia y trascendencia habrá, por desgracia, muchos más en los meses y años próximos, pero será bueno ver este partido porque aprenderemos cosas valiosas para saber cómo funciona en realidad la Justicia, siempre e irremediablemente sujeta a la condición humana. Aprenderemos que no es lo mismo el derecho a la defensa, que todos nominalmente tenemos por igual, que el ejercicio efectivo de ese derecho que, en la práctica, casi nunca por igual puede ejercerse. Desgraciadamente el poder, el dinero o incluso la cuna siguen determinando más de lo razonable los recursos con los que unos u otros podemos contar para defendernos o para acusar. Dicho esto hoy, cuando el juicio del siglo aún no se ha celebrado, puede parecer un prejuicio y efectivamente lo es en relación con este caso pero, como ya estamos hasta el gorro de partidos del siglo, podemos prever cómo funcionarán habitualmente las cosas sin temor a un prejuicio temerario. En todo caso, veremos cómo se aplican, por igual o no, las doctrinas Botín y robagallinas. Aprenderemos también que "la cosa" que los jueces juzgan y que, en muchos casos, tratan de hacerlo con justicia e imparcialidad no es exactamente la misma que van a juzgar la opinión pública y la publicada, que acabarán juzgando muchas "cosas" más, incluidos el juicio y los jueces mismos. Se trata de valoraciones legítimas que tienen que ver con la política, la ética, la honorabilidad de las personas o la eficiencia de las instituciones. Constataremos, sobre todo, a quién benefician más y para quién están hechas en realidad leyes y procedimientos que imperativamente los jueces deben aplicar, pero que también nosotros hemos contribuido a promulgar en la medida -seguramente demasiado limitada y restrictiva- en que votamos y elegimos a nuestros representantes y legisladores. En definitiva, el juicio del caso Nóos debiera servir también para mejorar en eso de hacer política, que al final es lo que puede realmente ir cambiando las cosas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine