Ignacio Sánchez-Cuenca Autor de 'La desfachatez intelectual'

"Las élites intelectuales no están mucho mejor que las políticas"

"Vargas Llosa es el mayor contraste entre un escritor excepcional y un 'opinólogo' acartonado, que no estudia los temas a fondo"

31.01.2017 | 01:29
El sociólogo Ignacio Sánchez-Cuenca.

El sociólogo Ignacio Sánchez- Cuenca es profesor en la Universidad Carlos III de Madrid. Ejecutó en La desfachatez intelectual el ensayo por antonomasia de 2016 y a la clase culta de la transición. Ahora presenta la segunda edición aumentada de esta obra.

-Para que se haga cargo del tipo de entrevista: ¿Qué le ha hecho a usted Fernando Savater?

-Nada, le admiro por sus libros y su tarea de resistente ante ETA. Me irrita cuando baja mucho el nivel con intervenciones poco meditadas y llenas de arrogancia.

-Generacionalmente, debió fascinarle Savater.

-Empecé a leerlo con 15 años, pero él y muchos colegas de su generación han envejecido mal, presos del personaje que han creado. Se vuelven sentenciosos, despectivos hacia lo que ignoran.

-¿Se planteó en alguna ocasión escribir el ensayo La desfachatez intelectual sin dar nombres?

-No, porque siempre me había desesperado que en España se escriba con indirectas y alusiones. Mientras no se ofenda ni se incurra en el ataque personal, no pasa nada por hacer referencias explícitas.

-Sus víctimas le acusan de haberlas ofendido.

-En el libro hay críticas duras, no ofensas. Cuando me han respondido, sí que lo han hecho de la manera más ofensiva posible. Savater me llamó "cerdo", Cercas se refirió a mí como "tonto", Juaristi dice que voy a las herrikotabernas. Demuestran lo viciado que está el debate público, y confirman de modo aparatoso la tesis del libro.

-Javier Cercas le responde sin nombrarle.

-Sí, lleva tres columnas. Me parece una falta de respeto no conmigo, sino con sus lectores, que no entenderán el asunto. El así criticado no puede defenderse.

-¿El debate es más elevado en Francia o USA?

-Sí, porque hay más filtros y no tanta impunidad a la hora de opinar. Si alguien dice muchas tonterías, al tiempo le retiran la tribuna.

-¿El éxito ha sorprendido al propio autor?

-Mucho, no tenía ni idea del interés de la gente en este asunto. Una lectora me dijo que por fin alguien ponía por escrito lo que ella llevaba pensando tanto tiempo.

-¿Vargas Llosa se desmorona fuera de la literatura?

-Sí, es el mayor contraste del libro entre un escritor excepcional y un opinólogo acartonado, muy esquemático. No porque carezca de talento, sino porque es superficial y no estudia los temas a fondo. Sus columnas sobre Rosa Díez o Esperanza Aguirre, diciendo que no hubiera habido crisis si ella hubiera gobernado, son especialmente ridículas.

-Tal vez necesitan el dinero.

-Los más conocidos, Vargas Llosa o Savater, no necesitan esos ingresos. Es más una cuestión de vanidad, de pensar que todo lo que sale de su pluma es interesante, cuando aportan poco valor añadido.

-Desde Unamuno, en España puede defenderse una cosa y la contraria, en un mismo artículo.

-Tenemos una larga tradición de intelectuales que al principio de su carrera defienden una cosa y al final todo lo contrario. Pasar de un extremo a otro los hace sospechosos de frivolidad intelectual.

-Es usted tan racional que asusta.

-No, de hecho, en el libro me dejé llevar por la vehemencia, al releerlo me daba cuenta de los excesos.

-¿Le sorprendió Trump?

-Pensaba que era probable que ganara, mi esperanza es que las instituciones americanas absorban el shock.

-¿Pedro Sánchez es el primer candidato que no quiso ser presidente del Gobierno?

-Pudo serlo, no tuvo la audacia suficiente para pactar con la izquierda y los nacionalistas. También Podemos cometió un error, al mostrarse tan despectivo con el PSOE. No quiso hacer lo mismo que en autonomías y ayuntamientos.

-¿Ha leído Patria?

-Es la mejor novela sobre el tema vasco con diferencia.

-¿Su blindaje es la universidad?

-Sí, el sector público. Me dicen que "cómo se te ocurre hablar así", pero soy funcionario y contra mí no pueden. Lo peor que va a pasarme es que no me inviten a una universidad de verano, y me da igual.

-La universidad tiene rectores copiones.

-Escribí un artículo muy duro en ctxt.es, con mucha vergüenza ajena. En el ámbito académico, el equivalente a la corrupción es el plagio. Es vergonzoso que el rector continúe en su cargo.

-Usted ha liquidado el bipartidismo cultural.

-Solo he anotado que las élites intelectuales no están mucho mejor que las políticas.

-¿Qué nota le pone a la transición?

-Un siete.

-¿Ni una sola de sus víctimas le ha reconocido que acertaba?

-No, y me hubiera conformado con que me llevaran la contraria razonablemente.

-¿Algún día se escribirá un libro así contra usted?

-Espero que no, estoy encantado de debatir de igual a igual, sin malas artes. Me he centrado en las figuras más cultas y famosas, que se dejan llevar por la vanidad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine