Javier Rivela Consejero delegado de Pangæa Oncology

"Las nuevas técnicas en oncología llegarán a la sanidad pública"

"La biopsia líquida es tan sencilla como extraer sangre. Y otra ventaja es poder predecir lo bien o mal que va a ir el paciente"

20.05.2017 | 01:19
Javier Rivela.

Javier Rivela es consejero delegado de Pangæa Oncology, una empresa biotecnológica asociada al Parque Científico de Barcelona.

-Pangæa Oncology trabaja la oncología de precisión. Explique el procedimiento, para los profanos...

-La oncología de precisión se basa en buscar alteraciones genéticas concretas que te predicen lo bien o mal que va a ir un paciente en relación con la respuesta de un fármaco.

-Como un traje a medida...

-Correcto. Es lo mismo que la medicina personalizada.

-Son ustedes especialistas en biopsia líquida, ¿qué ventajas tiene sobre la convencional?

-La biopsia convencional sigue siendo muy muy importante, es en la que se basa el patólogo para detectar si una persona tiene un tumor o no. Pero en estadillos avanzados, en muchos casos no se tiene acceso a biopsia normal y el tener una metodología no invasiva, que permite recoger muestras de la sangre o la orina, te permite diagnosticar a una serie de pacientes que no podrías diagnosticar de otra manera. Un ejemplo serían los estadillos tres y cuatro de cáncer de pulmón: son estadillos avanzados, y hay un 20% de pacientes a los que no se les puede hacer una biopsia convencional. La biopsia líquida, en cambio, es tan sencilla como extraer sangre. Y otra ventaja es poder predecir lo bien o mal que va a ir el paciente, porque se analiza la carga tumoral: el coeficiente de células tumorales respecto a las normales en el torrente sanguíneo.

-¿Hablamos de un complemento o, a medio y largo plazo, un sustituto de la biopsia convencional?

-Nosotros pensamos que va a seguir siendo un complemento. Muchas compañías dicen que esta técnica la va a sustituir, de manera radical. Pero hay cosas que se ven en una biopsia tradicional que no se pueden ver en la biopsia líquida, como puede ser la morfología de un tumor.

-¿Se aplica esta técnica en la Seguridad Social?

-Indirectamente sí. Cuando las compañías desarrollan fármacos para determinadas alteraciones genéticas les interesa mucho que los pacientes se testen, porque la Seguridad Social va a cubrir el fármaco. Así que las compañías farmacéuticas montan plataformas que nos permiten testar a todos estos pacientes. La Seguridad Social no cubre el test, pero sí el fármaco posterior.

-¿Qué haría falta para que esta técnica se asumiese, de manera cotidiana, por parte de la Seguridad Social? Porque da la sensación que es donde se puede marcar la diferencia...

-Se va a empezar a pensar de manera cotidiana. En oncología hay tres trending topic: biopsia líquida, terapias dirigidas y la inmunoterapia. Son cosas que son relativamente nuevas y que la Seguridad Social las va a adoptar seguro. Es un tema de tiempo y de datos adicionales, que esto es muy importante, tanto de validación clínica como de publicaciones científicas en congresos que sigan confirmando que estas técnicas son valiosas en el día a día.

-¿En qué nuevas investigaciones trabajan?

-Nosotros dedicamos mucho presupuesto a I+D: el 40% de los ingresos. Entre nuestras líneas de investigación está la de expandir el número de genes que nuestra biopsia líquida mide actualmente. Y también poder trabajar con fluidos biológicos adicionales: actualmente trabajamos principalmente en sangre pero lo queremos expandir a todo tipo de material biológico.

-Tienen la sede en Cataluña, ¿les afectaría una posible independencia?

-La gente está mirando eso muy de cerca, pero nosotros pensamos que no va a ocurrir. Ahora bien, está claro que una independencia teórica de Cataluña te podría afectar de lleno en muchísimas cosas. El Brexit, mismamente, nos afecta en un acuerdo que tenemos con la Universidad de Cambridge. Puede tener implicaciones de todo tipo: regulatorias, del derecho de la propiedad industrial, del tipo de cambio... Inicialmente nos ha venido muy bien porque la libra se ha devaluado, con lo cual nuestros compromisos hacia Cambridge nos han salido más baratos. Pero a largo plazo no se sabe. Por eso, un escenario de una Cataluña independiente conlleva una incertidumbre que preocupa a muchos empresarios y puede afectar a las inversiones que se pueden realizar allí. Y eso es una realidad.

-Pangæa Oncology acaba de salir a Bolsa, ¿cómo fue?

-Tocamos la campana el 29 de diciembre, y de momento ha ido muy bien. Hace un año nos sentamos en el consejo de administración para analizar una ampliación de capital. Teníamos diferentes alternativas, aunque finalmente nos decidimos por salir a Bolsa en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Teníamos la intención de salir al mercado en junio o julio del año pasado, pero nos pilló el Brexit por el medio, con lo que preferimos esperar para ver qué hacían los mercados. En octubre tomamos la decisión definitiva e hicimos una salida a Bolsa superrápida.

-¿Con qué capitalización salieron a Bolsa?

-Con 30 millones de euros. Pero además el MAB acaba de anunciar un hecho relevante: la creación del MAB 15, que es el índice con las 15 compañías más importantes del mercado alternativo. Lo que viene a ser el IBEX-35 en el mercado generalista. Y nosotros hemos tenido la suerte de estar entre esas 15 compañías más importantes del MAB, lo que nos viene muy bien de cara a los inversores. Es muy positivo para la compañía.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine