OPINIÓN

Normalidad en el callejero

31.01.2016 | 19:20

A Coruña vive una transición tranquila y sin sobresaltos en el callejero. Poco a poco, los homenajes a franquistas en plazas, calles y avenidas -dedicar una calle implica un reconocimiento social- han comenzado a ser sustituidos por topónimos tradicionales o menciones de las que sentirse más orgulloso, como Concordia o Filantropía. Hace casi una década que entró en vigor la ley de memoria histórica que obligaba a este cambio. Y han pasado siete años desde que el gobierno de PSOE y BNG aprobó el cambio del callejero. Pero no ha sido hasta ahora cuando se ha llevado a efecto. Salvo en los tres primeros cambios, en la plaza de As Atochas, en Álvaro Cebreiro y en Socorro, la restitución democrática del callejero se ha consumado sin más gesto que cambiar la placa. Y siempre con la comprensión vecinal. Esto demuestra que cumplir la ley solo era cuestión de voluntad.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


esquelasfunerarias.es
Enlaces recomendados: Premios Cine