Fútbol Deportivo

La eternidad duró quince minutos

Lucas Pérez, protagonista en el duelo del Camp Nou que supuso la salvación el pasado curso, rememora la angustia del tramo entre el gol del empate y el pitido final

11.12.2015 | 13:51
La eternidad duró quince minutos

Desde la temporada pasada, el Camp Nou figura como uno de los escenarios más destacados en la historia de todos los deportivistas, incluido Lucas Pérez. El empate logrado en la última jornada en el estadio azulgrana tras ir perdiendo por dos tantos, hizo pasar en pocos minutos de la tristeza de verse en Segunda al éxtasis de permanecer entre los grandes. Por el medio hubo un cuarto de hora, desde el tanto de Salomão, que se unió al del coruñés, hasta el pitido final, en el que el tiempo parecía no pasar para los blanquiazules. Sin embargo, el sufrimiento tuvo su recompensa y deparó al de Monelos, que fue sustituido en el tramo final por problemas en los gemelos, uno de los momentos más gratos de su vida.

"Yo pido el cambio por el estrés y por el partido. Desde el banquillo se pasaba muy mal, la gente estaba muy nerviosa porque no podía ayudar ni participar, lo único era esperar que pase el tiempo y que pite el final. Luego salió todo bien y estoy muy contento porque el Deportivo se quedó en Primera División. Fue uno de los días más felices de mi vida", reconoce el coruñés, que ayer acudió al centro comercial Marineda City para protagonizar un acto en el que suscribió acciones para la ampliación de capital del club. A pesar de que marcó el primer tanto deportivista, el que devolvió la esperanza, Lucas resta importancia a ello y sitúa el bien del equipo por delante. "Ese gol era lo de menos, lo importante era salvarse, daba igual si fuese yo, Fabricio, Borges o Salomão", afirmó Lucas.

A pesar de la dificultad que conlleva visitar al actual campeón de Liga, Copa del Rey y Liga de Campeones, la plantilla vive los días previos con la imagen de la celebración de la permanencia en el Camp Nou en la memoria. Un hecho que para Lucas no fue uno más, sino que tiene un espacio muy especial en sus vivencias. "Vamos con toda la ilusión del mundo y guardo un gran recuerdo de aquel día que nos salvamos", reconoció.

El coruñés mira al duelo con ilusión, pero es realista ante el potencial del Barcelona, a pesar de la ausencia de Neymar. Por ello, Lucas Pérez bromeó acerca de la posibilidad de que alguna otra estrella tenga descanso mañana. "Parece que tiene la baja de Neymar y eso nos beneficia. También si Messi, Suárez e Iniesta se quieren quedar en casa no pasa nada, lo aceptamos para que se reserven para el Mundialito", comentó entre risas, aunque añadió que "vienen de un empate pero están haciendo un gran fútbol, están en su mejor momento con la recuperación de Messi".

Puede pasar cualquier cosa

El de Monelos reconoce que el Camp Nou "es un campo muy difícil" y que el Barcelona es "el mejor equipo del mundo", pero ello no significa que los coruñeses vayan a dejar de dar la cara y darse por derrotados. "Hemos competido en todos los campos y contra todos los equipos", recuerda Lucas, quien deja la puerta abierta a una nueva tarde inolvidable para el deportivismo: "A un partido puede pasar cualquier cosa".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Buscador de deportes

Información patrocinada
Enlaces recomendados: Premios Cine