Los accidentes de tráfico pasan a la vía civil y médicos y peritos dejan de ser gratuitos

Cientos de casos sin lesiones de extrema gravedad se archivarán en los juzgados de instrucción - Solo se tramitarán por vía penal conducciones etílicas o por drogas

28.08.2015 | 16:24

Los juzgados de Instrucción preparan el archivo de centenares de accidentes de tráfico que se tramitaban por vía penal y con la reforma legislativa que entró en vigor a finales de julio desaparecen como faltas. La reclamación por lesiones de tráfico por imprudencia pasa a la vía civil, lo que conlleva importantes cambios y gastos para el demandante.

Si hasta ahora el lesionado, tras presentar denuncia, obtenía de forma gratuita el informe médico a cargo del forense y el informe pericial, con la reforma tendrá que pagarlo de su bolsillo. Además de contratar a un perito que valore su estado de salud y los daños causados, tendrá que designar un procurador que le represente y abonar las tasas correspondientes si la reclamación supera los 2.000 euros. El nuevo sistema, según algunos juristas, conllevará previsiblemente un mayor número de acuerdos entre las compañías aseguradoras para evitar gastos.

Los únicos accidentes viarios que se tramitarán como delito son aquellos en los que se produzcan fallecidos, heridos de extrema gravedad o deformidades, así como los ocasionados por imprudencias causadas por conducción etílica o bajo efectos de otras sustancias estupefacientes y por grave infracción de las normas, según ratifica el fiscal especializado en Seguridad Vial Carlos Gil. Precisamente la reforma contempla beneficios en casos de imprudencia etílica al volante, según expuso el fiscal.

Alcohol y drogas

En los casos de conducción bajo los efectos del alcohol y las drogas se mantienen las penas actuales, aunque se incluye una posibilidad para reducir el delito si el vehículo lleva incorporado un sistema que detecte que el conductor ha bebido con capacidad de bloquear el coche. En estos casos se aplicarán atenuantes, si bien resulta muy caros de instalar si el vehículo no lo lleva incorporado de serie. El sistema puede rondar los 6.000 euros, por lo que parece poco previsible que se popularice.

En EEUU ya funcionan dos métodos para medir al cantidad de alcohol en sangre antes de arrancar: un alcoholímetro pasivo instalado sobre el volante que detecta en el aliento el nivel de alcohol, o mediante un haz de luz infrarroja dirigid a las moléculas de aire espiradas por el conductor.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine