Francisco Javier Molano Jefe de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en Galicia

"A los conductores que consumen: o van a un plan de tratamiento o ingresarán en prisión"

"Todavía hay automovilistas de riesgo a los que sometemos a un seguimiento" - "Hay que estudiar la responsabilidad penal no solo de tutores de menores en accidentes graves, sino también de los testigos"

06.12.2015 | 02:56
El teniente coronel Francisco Javier Molano muestra el mapa de puntos negros en las carreteras gallegas.

Reformas penales, carné por puntos, mayor presencia de las patrullas, campañas de control, planes de seguimiento a reincidentes... Son las múltiples medidas que en la última década han permitido reducir más de un 60% la cifra de muertos en las carreteras gallegas. El logro es importante, pero el jefe de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil en Galicia se marca una hoja de ruta para dibujar un mapa de la siniestralidad donde ya no existan accidentes por distracciones, consumo de alcohol o drogas o velocidades excesivas. A aquellos conductores que tienen una dependencia del alcohol o las drogas, el teniente coronel Molano les advierte de que solo hay un camino si quieren seguir al volante: a asistir a un programa de tratamiento o acabarán entre rejas

-En los últimos meses se han interceptado conductores de avanzada edad circulando en sentido contrario en autovías y autopistas de Galicia. ¿Dónde reforzarán los controles sobre este colectivo?

-En la actualidad los controles [de la Agrupación] son bastante estrictos. Se realizan controles todos los días, a todas horas. De igual forma, existe mucha movilidad, para impedir que la población pueda creer que tiene un cierto control sobre ellos, e incentive la conducción habiendo bebido o consumido drogas. Las irregularidades en la conducción de las personas de avanzada edad, más que al consumo de alcohol/drogas, se debe en la mayoría de las ocasiones, a sus condiciones psicofísicas, que en combinación con situaciones meteorológicas adversas, conducción nocturna o falta de familiaridad con ciertas carreteras o señalización, da lugar a situaciones tan peligrosas, como la de introducirse en sentido contrario por una autovía o autopista.

-Pero ya no se trata de los controles que hagan las patrullas, sino de cómo se realizan los exámenes psicotécnicos.

-Las pruebas, en cualquier lugar de España deben ser estrictas, si no estaremos poniendo en peligro a los propios mayores, y además, al resto de usuarios de las vías.

-Con una población envejecida como tiene Galicia, ¿se corre más riesgo que otras comunidades si no se hacen unas pruebas más rigurosas o se imponen limitaciones a estos conductores?

-Matemáticamente existe un mayor factor de riesgo al existir una población más envejecida.

-Tráfico ha sometido a un plan de seguimiento a los conductores sin carné y multirreincidentes, unos 3.000 en la comunidad. ¿Qué resultados ha dado?

-El resultado es especialmente bueno. Por supuesto es cada vez menos el número de conductores que han perdido el permiso o licencia de conducción, por pérdida de puntos o resolución judicial, y que se atreven a ponerse en carretera. El seguimiento de verificación de esa prohibición, es cada vez más conocida por todos los conductores, y eso facilita mucho la mejora de la seguridad vial. A pesar de ello, todavía hay mucho trabajo por hacer, y continuamos con esa estrategia de control de los "conductores de riesgo", entre los que se incluyen los sin carné y multirreincidentes.

-¿Qué hacer para atajar el elevado consumo de alcohol al volante en Galicia, que está entre las comunidades con más positivos?

-Por lo pronto, hay que impedir que quien tiene un problema de consumo de alcohol o drogas, coja el coche. Además, aquellos que además, tienen una dependencia de estas sustancias tóxicas deberían ser tratados para que su enfermedad no les obligue a conducir para satisfacer en ocasiones, esa sumisión al consumo de tóxicos. Desde el punto de vista policial trataremos que no eso no ocurra, pero evidentemente, el problema va más a allá del control de este colectivo de conductores. Si un conductor con dependencia del alcohol o las drogas no acepta someterse a un plan de rehabilitación, no queda otra que el ingreso en prisión.

-¿Qué excusas ponen los conductores cuando son sorprendidos con una copa de más?

-Excusas de lo más variopinto. Lo normal es que nunca confiesen lo que han bebido, sino que reducen su consumo a una simple cerveza o a un solo vino. En la mayoría de las ocasiones se someten al control con la resignación de quien no ha actuado correctamente, pero entre las excusas más normales, está la de que cogió el coche "para un trayecto corto y ya iba a parar". Y que, por supuesto, se encuentra correctamente y "controla".

-¿Las multas de 1.000 euros por alcoholemia surtieron efecto y han reducido el número de infractores en las vías gallegas?

-Todo ayuda a reducir el número de infractores, pero lo más efectivo es retirar la autorización para conducir por cualquier motivo, administrativa por pérdida de puntos o judicial. En el caso de la sanción de 1.000 euros, además lleva aparejada una retirada de 6 puntos.

-Con los positivos en narcotest que tiene en la actualidad Galicia, ¿el consumo de drogas se convertirá en unos años en una de las principales lacras de la accidentalidad en la comunidad?

-El consumo de alcohol deberá reducirse y aflorará la realidad sobre el consumo de drogas y conducción en la medida que aumente la capacidad de control de este tipo de sustancias. Con el tiempo, también se reducirá considerablemente este último consumo, siendo una forma especialmente válida para reducir la ingesta de drogas en nuestra sociedad. El conductor deberá elegir entre consumir drogas o conducir, y esto último es casi imprescindible.

-¿En qué conductas hay que incidir en Galicia para seguir en la senda del descenso de la siniestralidad?

-Debemos continuar con el control de la velocidad, consumos de alcohol y droga y uso de los sistemas de protección (retención y casco). Dentro de esto, hay que trabajar para concienciar sobre la necesidad de una convivencia pacífica entre conductor y peatón. Los conductores deben ajustarse a la velocidad de forma especial, en aquellos tramos donde existe un mayor peligro de existencia de peatones. Por otra parte, los peatones deben tratar de hacerse ver. Aconsejo que peatones y ciclistas siempre lleven puestas prendas de alta visibilidad aunque no sea obligatorio en ese momento. También veo muy adecuado que los vehículos lleven encendidas siempre las luces de cruce. Las distracciones nos preocupan mucho, y a través de vehículos camuflados, trataremos de corregir ese tipo de conductas que tanto está incidiendo en la accidentalidad.

-¿En qué medida influye el estado del vehículo en los accidentes de tráfico?

-Hay muchos accidentes en los que fácilmente se puede ver que con un vehículo en mejor estado o con más medidas de seguridad activa o pasiva, no habría dado lugar a consecuencias más fatales. El estado de los vehículos, sobre todo en lo referente a los elementos de seguridad (frenos, neumáticos, dirección, alumbrado, etc.), es esencial. Muchas veces es difícil poder determinar qué tanto de incidencia tuvo en el accidente, pero influye decisivamente a la hora de reaccionar ante un evento inesperado.

-¿Y el estado de las carreteras, que por la crisis la inversión en mantenimiento se redujo?

-Las infraestructuras son el tercer factor de importancia que influye en la seguridad vial. Me consta que se está haciendo un esfuerzo importante por todas las administraciones y concesionarias para tener las carreteras en el mejor estado de seguridad, pero siempre es poco. Se prioriza sobre los tramos de mayor riesgo, y por tanto, de mayor urgencia. Por parte de la Guardia Civil, se hacen informes para aconsejar las modificaciones que creemos necesarias. A pesar de todo, a pesar de que las carreteras deben ser generosas con los errores, no debemos confiar en su totalidad en las infraestructuras para que nos "perdonen" nuestros accidentes. El conductor debe ajustarse y adaptarse en todo momento al entorno en el que se mueve, meteorología, carreteras, posible existencia de peatones, animales... Es decir, que los usuarios tenemos que confiar principalmente en nuestro tipo de conducción. Es lo más seguro.

-Está pendiente la entrada en vigor de los nuevos límites de velocidad, con la rebaja a 90 km/h en carreteras convencionales. ¿Debería hacerse una revisión al alza en determinados tramos limitados a 50 en los que no hay núcleos de población?

-No me corresponde valorar públicamente este tipo de modificaciones, puesto que para ello hay expertos más cualificados tanto de la DGT como de las administraciones encargadas de gestión de las vías. Pienso que harán lo mejor para posibilitar una movilidad segura.

-¿Es partidario de exigir responsabilidad penal a los tutores de menores o personas desvalidas implicadas en un accidente?

-Hay que estudiar cada caso concreto, pero en recientes conversaciones con el fiscal delegado de Seguridad Vial en Galicia, compartimos la necesidad de interesarnos más en profundidad por el grado de responsabilidad de terceros en los accidentes graves. No solamente responsables de menores o incapacitados, sino también de aquellos testigos que ante algo evidente podrían haber hecho algo para evitar que alguien se pusiese al mando de un vehículo o decidiese caminar en condiciones especialmente peligrosas para su persona. Pienso que la seguridad vial es una responsabilidad compartida, como tal, también puede evidenciarse este hecho penalmente.

-¿Qué retos que se marca la Agrupación a corto-medio plazo para mejorar en seguridad vial?

-Seguir en la misma línea de trabajo de tratar las infracciones más graves para la seguridad vial (velocidad, alcohol, drogas, elementos de seguridad y distracción). Esto fue una necesidad, es en la actualidad y seguirá siendo en un futuro. La seguridad vial, como parte de la seguridad en general, no es nunca un trabajo concluido ni alcanzado, sino que debemos estar permanentemente buscando las mayores cuotas de paz en las carreteras.

-¿Una de sus máximas preocupaciones?

-Nos preocupan los peatones, los cuales son sobre todo mayores. Familiares, amigos y vecinos, deben recordarles qué deben hacer cuando salgan a la carretera. No deben permitir que un mayor o incapacitado salga sin chaleco de alta visibilidad. Eso debería chirriar a cualquiera.

-¿Las campañas dirigidas a jóvenes han surtido efecto y conducen de una manera más segura que hace años?

-Quiero hacer un llamamiento a nuestros jóvenes, sobre los que vamos a seguir trabajando para evitar que se maten y lo que es aún peor si cabe, maten a inocentes por haber consumido alcohol y drogas. Ha mejorado mucho su concienciación y comportamiento, pero todavía existe un pequeño porcentaje de conductores que se resisten a abandonar de forma definitiva el alcohol o las drogas. Les rogamos desde la Guardia Civil, para que practiquen una conducción sana.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine