Siete de cada diez explotaciones lácteas que cerraron en España en 2015 son gallegas

Galicia perdió 425 granjas en un año y más de 4.300 desde el inicio de la crisis - AGE achaca los cierres a los bajos precios y la Xunta a la fusión de ganaderías

04.03.2016 | 02:51
Varias reses en una explotación láctea gallega.
Varias reses en una explotación láctea gallega.

Galicia es el motor del lácteo en España al concentrar el 40% de la producción estatal y también el 56% de los productores. Pero la crisis del sector, que se agudizó desde el pasado abril con la desaparición de las cuotas lácteas y una bajada continuada de los precios, hace mella en el campo gallego y ha dejado en el camino 425 explotaciones el año pasado. Debido al peso de Galicia en el lácteo, estos cierres suponen el 70% de las 600 granjas que desaparecieron en el último año en toda España, según los datos del Ministerio de Agricultura. La comunidad empezó 2015 con un total de 9.606 productores con entregas de leche y en noviembre -el último mes del que hay estadísticas- la cifra se redujo en un 5% hasta los 9.181.

Las autonomías de la cornisa cantábrica son las más afectadas por la crisis del lácteo. A los 425 ganaderos gallegos que dejaron la actividad el año pasado, le sigue a bastante distancia Asturias con 86 cierres. En los primeros puestos también se sitúan Castilla y León y Cantabria con 68 y 32 ganaderías menos respectivamente. Estas comunidades son las que concentran más número de instalaciones después de Galicia, con un total de 2.000 explotaciones asturianas y unas 1.400 tanto leonesas como cántabras. Las zonas con menos granjas son, por el contrario, las menos perjudicadas por la crisis de precios en el lácteo. Así, La Rioja mantiene sus 13 instalaciones y Comunidad Valenciana sus 26, mientras que Murcia incluso cuenta con cifras positivas debido a la incorporación de dos nuevos productores en el último año hasta sumar los 25 actuales.

El lácteo gallego acumula varios ejercicios de sangría que se saldan con una media de 500 instalaciones abandonadas por año. La época de vacas flacas que vive la comunidad explica que desde el inicio de la crisis Galicia perdiese un tercio de sus granjas -unas 4.365 menos- respecto a las 13.546 de 2008.

El diputado de AGE Antón Sánchez se refirió ayer a estos resultados para denunciar que el acuerdo lácteo firmado el pasado septiembre entre el Gobierno central y parte del sector para garantizar la estabilidad del lácteo "no funciona". Para Sánchez, que solo en un año se pierdan 425 explotaciones es una cifra "demoledora" que muestra el declive del sector en Galicia y que debería "hacer reaccionar" a la Xunta.

La directora xeral de Gandaría, Belén do Campo, contestó al diputado de AGE con los mismos argumentos que la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, en su última comparecencia en el pleno del Parlamento gallego. Para ambas representantes del departamento autonómico, estas desapariciones no tienen que ver con los bajos precios a los que los ganaderos gallegos tienen que vender la leche a las industrias y primeros compradores, sino con la falta de relevo generacional para cubrir las jubilaciones de los productores y sobre todo a las fusiones de explotaciones pequeñas en otras más grandes. En este sentido, la Xunta defiende que el número de granjas que producían menos de 100.000 kilos de leche se redujeron en un 55% en los últimos ocho años, mientras que las que generan más de 700.000 kilos aumentaron en un 205%. Do Campo insistió además en que el descenso de entregas se concentra en las ganaderías de menor tamaño, al contrario que las más grandes, que -añadió- producen más porque son "más competitivas y eficientes". Para Antón Sánchez esta explicación no sirve porque también es responsabilidad del Gobierno gallego -alegó- frenar la desaparición de las pequeñas explotaciones.

Además de liderar la cifra de cierres, las granjas gallegas destacan por ser las que menos cobran por litro de leche al arrastrar varios meses con una media de 28 céntimos por litro, lo que supone seis menos de lo que cuesta producirlo. Esta cuantía se sitúa por debajo de la media nacional de 30 céntimos y sobre todo de las autonomías que más dinero perciben: Canarias con 45 céntimos y Andalucía con 34.

En cuanto a la producción, la comunidad gallega es la que menos incrementó el volumen de leche desde la desaparición de las cuotas. Aún así, las industrias alegan que solo se consume el 30% de la leche recogida, lo que ha provocado que centenares de explotaciones se hayan visto abocadas a vender todo su producto a precio de leche en polvo -a menos de 20 céntimos- al quedarse sin comprador. "No es tan fácil buscar una solución", aseguró Belén do Campo, quien reconoció que todavía no hay avances pese a que la Xunta realiza gestiones "desde el primer minuto". Lo mismo le ocurre a otros ganaderos con parte de su producción que la industria considera excedentes que no puede pagarles a precio de mercado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine