Una diputada de En Marea replica a Beiras que convertirse en partido "no toca ahora"

Ángela Rodríguez eleva la tensión con Anova al asegurar que la fórmula jurídica de la coalición es una "cuestión estética" - Descarta como "prioridad" la autodeterminación

12.03.2016 | 02:20
La diputada en el Congreso Ángela Rodríguez.

La tensión entre los socios de En Marea amenaza con romper la alianza si se repiten las elecciones generales. Mientras Anova defiende la creación de un partido para blindar la opción de tener grupo propio en el Congreso, tras el fracaso actual que atribuyen al veto del resto de partidos, Podemos no está por la labor. Al menos, eso deslizó Ángela Rodríguez, candidata a la Secretaría Xeral de la formación morada en Galicia y una de las dos parlamentarias de estas siglas en la citada alianza. "La forma jurídica [de la coalición] es un debate que interesa solo a quien no quiere trabajar con nosotros en políticas para la ciudadanía", replicó a Xosé Manuel Beiras durante la presentación de su candidatura a las primarias de su partido. Para ella, ese debate afecta a "cuestiones estéticas" y no de fondo. "Ahora no toca", zanjó.

La fórmula con que presentarse a las generales a punto estuvo de hacer encallar el acuerdo entre Podemos, Anova y EU, que cerraron in extremis tras meses de negociaciones. Alegaron que su coalición permitiría obtener grupo propio en el Congreso, con el plus de visibilidad, capacidad de negociación autonómica y cupo de propuestas que conlleva. Beiras reiteró ayer que optar por un partido en nuevas generales solventaría el fiasco de haberse integrado en el grupo "plurinacional" de Podemos, donde su presencia en las negociaciones con el PSOE ha sufrido un segundo plano, al igual que las demandas relativas a Galicia, lo que ha agrietado las costuras de la alianza.

Rodríguez rechazó centrar el debate en esta cuestión y advirtió a Beiras de que las condiciones para reeditar la exitosa fórmula que obtuvo más de 400.000 votos el 20-D, seis diputados y dos senadores "no las tienen que imponer los partidos, sino la ciudadanía". "Las condiciones de Beiras y Anova como partido son las de ellos y no las nuestras, pero estaremos encantados de dialogar con ellos para ver en cuáles estamos de acuerdo y en cuáles no", declaró. Podemos rechaza esa vía porque reduciría sensiblemente su poder en el Congreso.

La fricción no se limita a este punto, sino también al discurso sobre la autodeterminación. La portavoz de En Marea, Alexandra Fernández, militante en Anova, dejó claro en el debate de investidura su exigencia del derecho a decidir en las naciones del Estado. Su compañera de filas diverge porque entiende que las urgencias son otras ahora mismo. "Cuando la independencia sea una prioridad para la ciudadanía gallega, lo consideraremos así. Ahora no es prioritario, el desempleo lo es", alegó.

Rodríguez también se refirió a la petición expresa de Anova de convertir En Marea en un partido de adscripción individual planteada en la coordinadora de la alianza de cara la autonómicas previstas para después del verano. "No pueden ser las personas de la coordinadora quienes decidan qué deberá pasar con el cambio en Galicia los próximos meses", dijo la candidata a liderar Podemos Galicia, que dejó cualquier decisión en manos de la militancia. El escenario autonómico genera menos tensiones que esa opción en caso de repetirse los comicios generales, que se celebrarían el 26 de junio.

Por su parte, Beiras no solo mantuvo su petición, sino que recordó, en declaraciones a la Cadena Ser, que el documento firmado entre Podemos Galicia, Anova y EU apostaba por constituir un "sujeto político". Lo mismo dijo ayer el compañero de Rodríguez en el Congreso en En Marea, Miguel Anxo Fernán Vello. Por su parte, el número 2 de Anova y alcalde de Santiago, Martiño Noriega, quiso rebajar la tensión y apostó por tomar decisiones si se repiten las generales, aunque garantizó que deberían "ajustarse cosas".

Rodríguez presentó ayer en Santiago las líneas principales de su candidatura a las primarias para tomar las riendas de Podemos Galicia, en la que estarán integrados su compañero en el Congreso, Antón Gómez-Reino, y el senador de En Marea José María García Buitrón. Los tres formaron parte del grupo de la dirección que dimitieron y forzaron las primarias para tumbar a Breogán Riobóo como secretario xeral y renovar el partido.

La diputada también rechazó ser vista como la candidata oficial y garantizó la neutralidad de la cúpula estatal de Podemos. También descartó que la presencia hoy de Íñigo Errejón, número 2 de Podemos, en un acto de la Marea de Pontevedra al que ella también asiste sea considerado un aval a su lista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine