Siete de cada diez núcleos urbanos perdieron población durante el último año en Galicia

La crisis demográfica que azota Galicia y sobre todo al rural, se extiende también a las ciudades - Solo 13 de los 56 concellos con más de 10.000 habitantes ganaron vecinos en 2015; la mitad se concentra en la provincia de A Coruña

04.04.2016 | 08:56
Gente paseando por la calle Real de A Coruña.

La crisis demográfica que azota Galicia y sobre todo el rural gallego con la desaparición de medio centenar de aldeas en el último año se extiende también a las grandes ciudades y a los principales núcleos urbanos. Datos del Instituto Galego de Estatística (IGE) publicados esta semana revelan que el rural se ha ido despoblando en favor de las ciudades y grandes villas, que se reparten a 1,8 millones de gallegos. Las siete grandes ciudades con un 0,7% de superficie total de Galicia dan alojamiento a casi un millón de habitantes. Pero los efectos de la despoblación también alcanzan a las áreas urbanas, que ahora se ven afectadas por la pérdida de vecinos debido a la crisis -no la demográfica sino la económica- que ha provocado la emigración de los jóvenes a otras comunidades y a otros países en busca de oportunidades laborales. De los 56 ayuntamientos con más de 10.000 habitantes de la comunidad -considerados por el IGE como zonas de concentración elevada de población- en el 75% de ellos se redujo el censo en 2015 y solo en 13 municipios aumentó la población. Casi la mitad de los que ganaron vecinos están en la provincia de A Coruña. Se trata de Ames, Teo y cuatro ayuntamientos del área metropolitana coruñesa: Arteixo, Cambre, Culleredo y Oleiros. A ellos se suman otra media docena en Pontevedra-Tui, Moaña, Poio, Cambados, Gondomar y O Porriño- junto con la localidad ourensana de Barbadás.

El concello coruñés de Ames se convirtió en los últimos años en un área de concentración de población joven y en las estadísticas de cada año se coloca como una de las localidades menos envejecidas y con más nacimientos. Esta zona del área metropolitana de Santiago aumentó su padrón en más de 8.000 personas durante la última década, de los que casi 300 se sumaron en el último ejercicio hasta alcanzar los 20.267 vecinos actuales. Las 13 localidades gallegas que vieron incrementada su población en 2015 también sumaron habitantes en la última década. Respecto a 2005, las mayores subidas en el padron se produjeron en los concellos del área coruñesa, sobre todo en Arteixo con 4.678 vecinos más hasta los 30.950 y en Oleiros, con 4.226 hasta los 34.693. En Culleredo, los 29.593 habitantes son también unos 4.000 más que hace diez años. En el último ejercicio, el crecimiento en estos municipios oscila entre los 150 que ganó Culleredo y el medio centenar de personas que se empadronaron en Cambre. En el caso de los ayuntamientos pontevedreses se produce la tendencia contraria que en A Coruña. En comparación con 2005 los concellos que más engrosaron su censo apenas sumaron 2.000 personas en diez años -destacan O Porriño y Poio con 2.322 y 1.953 vecinos más-, la mitad que que los que más crecieron en la provincia coruñesa. Pero de los 13 municipios con aumento de población en el último año las mayores subidas se registraron en ayuntamientos pontevedreses. En concreto, en Cambados con 496 habitantes más hasta los 13.895 actuales y O Porriño con 390 empadronados nuevos en 2015. Ambos ostentan además el crecimiento relativo más elevado el año pasado con un 3% en el caso del primero y un 2% en el segundo. En las áreas urbanas con cifras positivas el aumento, de hecho, no supera el porcentaje de Cambados y la mayoría no crecieron ni siquiera el 1%.

Los casos anteriores son la excepción en la sangría demográfica que sufre Galicia y que cada año se agudiza. De las 57 áreas urbanas -el 17% del total de concellos de la comunidad- en el 75% de ellas la evolución de la población fue negativa en 2015. Además de la desertización de las zonas del rural, esta situación se da también en 43 localidades con más población: 18 en Pontevedra, tres menos en A Coruña y cinco tanto en Ourense como en Lugo. Al igual que en los ayuntamientos con aumento de población las subidas no pasaban del 3% en los que se reduce el descenso más pronunciado se da en el municipio ourensano de Verín con un 4% menos de personas el año pasado, al bajar de 14.652 a 14.107 vecinos. En As Pontes y Ferrol, en A Coruña; Xinzo de Limia, en Ourense y en A Guarda y Baiona, en Pontevedra; la reducción de población ronda el 2%, mientras que en el resto no llegan a esa proporción.

Una quincena de áreas urbanas sufren la crisis demográfica no solo desde el inicio de la recesión económica si no desde hace ya más de una década. Desde 2005 el padrón municipal se vio mermado en los ayuntamientos coruñeses de Ferrol, Fene, As Pontes, Rianxo y Noia; en los lucenses de Vilalba y Monforte; en la ciudad ourensana y en los concellos pontevedreses de A Guarda, Lalín, Bueu, Marín, O Grove, A Estrada y Redondela.

Las siete grandes ciudades también vieron reducido su padrón en el último ejercicio, si bien en ningún caso el número de habitantes bajó más de un 2%. A Coruña, con 243.870 vecinos, es la segunda urbe con más población por detrás de los 294.098 de Vigo, mientras que Ferrol ocupa el último puesto de las grandes ciudades con 69.452 empadronados. Las tres, sin embargo, coinciden en que perdieron una media de 900 personas de su padrón. En Ourense el recorte fue de 674 vecinos y en Lugo y Pontevedra rondó los 400. La bajada menos pronunciada se dio en la capital gallega con unos 188 habitantes menos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine