Ola de incendios

"Era un túnel de llamas; salirse de la carretera habría sido el fin"

Dos policías narran el infierno y las situaciones límite que vivieron junto a 14 compañeros más en Chandebrito: "Temimos lo peor"

20.10.2017 | 01:51
"Era un túnel de llamas; salirse de la carretera habría sido el fin"

"A luchar contra el fuego no te prepara nadie". La reflexión la exterioriza el subinspector Gabriel de la comisaría de Vigo. Él estuvo al mando de las ocho dotaciones con 16 policías nacionales que el domingo se vieron atrapados en el infierno de Chandebrito (Nigrán).

En esa parroquia donde los incendios del domingo se cobraron la vida de dos mujeres se estuvo a punto de rozar una tragedia mayor. Tanto, que a este mando policial le llegó a venir a la mente la tristemente conocida como "carretera de la muerte" de Portugal. Llamas de "20 metros de altura", un vial convertido en un "túnel de fuego", temperaturas de 90 grados y una tóxica humareda que convirtió "el día en noche". Eso, y más, fue lo que se toparon los policías que acudieron allí a ayudar y a enfrascarse "en salvar la vida de la gente". Ayer el subinspector y otro agente, Marcos, lo recordaron: "Nos temimos lo peor".

Chandebrito es demarcación de la Guardia Civil. Pero los incendios se multiplicaban. Y estos policías fueron a la llamada de auxilio. Aquel no era su lugar natural de trabajo y en su formación no se incluyen los fuegos forestales, pero hacían falta manos.

Llegaron pasadas las seis de la tarde. La situación no era "caótica", pero sí complicada. "Había unos 500 vecinos; se vislumbraba que el incendio iba a ser virulento", cuentan. Rodeados de masa forestal, el calor "era tremendo" y los vientos fuertes. "Volaban" pavesas que "avanzaban" conatos. Se "enfrascaron" en evacuar a los residentes. Con la ayuda de ciudadanos. "Estábamos en una zona con casas muy diseminadas, gente mayor...; la colaboración que nos prestaron, codo con codo, fue clave", destaca el subinspector, que entiende la resistencia de algunos residentes a irse: "Es gente que tiene allí su casa, su vida, sus animales..., tenían miedo a perder todo; pero el peligro se acercaba, allí no había garantía de que no pasara nada".

Y el escenario se volvió "crítico". Las llamas se acercaban y las hojas, las pavesas, ya "caían por doquier". "En cada esquina había un fuego", describe. Y de repente "el día se hizo noche". El fuego ya estaba en las tres salidas: las de Fragoselo y Monte Alba se volvieron "impracticables", pero la de Camos parecía aún viable. "El problema era que estaba sin explorar", cuentan. El subinspector vio la luz al ver a un vehículo de bomberos. Y de forma consensuada con ellos, tomó la decisión de salir por allí, por Camos. "Nos teníamos que ir, la cosa se estaba poniendo muy fea", insiste.

Y en primer lugar salió una avanzadilla de tres patrullas con seis agentes, incluido él, y los bomberos. "Le dije a los otros diez policías que se quedaran arriba; no me podía a aventurar a ir todos por una carretera comarcal rodeada de árboles; era peligroso", cuenta. A su memoria le vino la "carretera de la muerte" de Portugal. Y no quería que se repitiese aquella tragedia.

Y salieron. Había fuego y humo, pero por allí aún se podía escapar. Ordenó por radio a los que se habían quedado en Chandebrito que les siguieran. No se imaginaba que momentos después todo cambiaría de "forma grotesca". "Aquello se convirtió en un infierno, llamas a un lado y a otro, remolinos de fuego, fuerte viento?", dice. Y comunicó a las dotaciones que acababan de salir que regresasen. "A nosotros no nos quedó más que seguir; los vehículos crujían, la temperatura marcaba 90 grados, las ramas caían sobre el capó; temimos lo peor", cuenta. Pero de repente vieron "la luz": una explanada libre de fuego. Se habían salvado.

El subinspector era consciente de "lo que había quedado atrás". Los otros cinco vehículos policiales con diez compañeros a los que había mandado volver y los vecinos que seguían en Chandebrito. "Pedí medios", recuerda este mando, que dice que, pese a la desesperante situación, se actuó "con calma y la profesionalidad". "Hicimos lo que pudimos y se tomaron las decisiones correctas. Si los vehículos que venían detrás no hubiesen dado la vuelta aquello podría haber sido una desgracia como Portugal, una catástrofe", indica, ahondado en el pesar que sienten por la muerta de las dos mujeres de esa parroquia. "Precisamente habíamos ido allí para evitar eso", lamenta.

Entre los agentes que tuvieron que volver al infierno de Chandebrito estaba Marcos. Cuando hizo girar su coche vio que, además de dotaciones policiales, les seguían varios vehículos de vecinos. Y hubo un embotellamiento en aquel vial, en aquel "túnel de llamas". El fuego les entraba, literalmente, por debajo del coche. Fue el peor momento. "Pensábamos que habíamos llegado a un punto de no retorno", dice. Pero por una carretera sinuosa en la que si el coche se salía de la vía habría llegado "el fin", lograron regresar a Chandebrito. "Fue un kilómetro, pero me pareció que habían sido 200", cuenta. Estuvieron recluidos más de cuatro horas con un centenar de vecinos. Allí el problema era el humo. Algunos agentes empezaron a marearse y sentir náuseas. Todos necesitaron después asistencia sanitaria. "Allí de lo que se trataba era de sobrevivir", dice. Varios factores, entre ellos un cambio en los vientos, les salvó la vida y al final pudieron salir por Fragoselo y Camos. Era casi la una de la madrugada. La pesadilla había finalizado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

 

El periódico continuará ofreciendo, día a día, segundo a segundo a través de su web, el aire fresco que introdujo en 2000 en el panorama informativo coruñés

 

Enlaces recomendados: Premios Cine