Juan Carlos Martín Fragueiro Director gerente de la Asociación de Armadores de Buques de Pesca de Marín, promotora del proyecto Descartes.cero

"La nueva normativa de descartes se hizo con precipitación, sin analizar su impacto"

"Está todo muy verde, ni la CE sabe cómo aplicarla" - "Hay que buscar nuevas fórmulas de gestión, como las paradas biológicas, para recuperar los 'stocks' y mantener la flota"

20.09.2015 | 02:25
Juan Carlos Martín Fragueiro.

Juan Carlos Martín Fragueiro, exsecretario general de Pesca con el Gobierno socialista, ejerce ahora de director gerente de la Asociación de Armadores de Buques de Pesca de Marín, que promueve, junto a la organización Opromar, el proyecto Descartes.cero. Esta iniciativa pretende dar valor y abrir mercado a especies que ahora son descartadas -capturadas pero devueltas al mar ya muertas por su escaso interés comercial- por los pesqueros y que en los próximos años tendrán que llevar obligatoriamente a puerto. Fragueiro critica la "precipitación" a la hora de diseñar la nueva política de descartes y que no se consultara a la flota sobre cómo aplicarla.

-El proyecto Descartes.cero concluye mañana. ¿Qué conclusiones sacaron de esta iniciativa?

-El proyecto tenía entre sus objetivos aprovechar determinadas especies descartadas, buscar que todos los organismos marinos que captura un barco sean aprovechados, ya sea para consumo humano u otros usos. Que todo lo que entra en las redes se utilice, para reducir el daño al ecosistema, ofrecer nuevos productos a los consumidores, darlos a conocer y mantener la actividad de la flota y el empleo.

-Buscan dar a conocer estas especies tanto para consumo humano como para otras actividades... ¿Qué otras opciones hay? ¿Harinas de pescado, la cosmética...?

-Descartes.cero se centra en el consumo humano pero estamos embarcados en otros proyectos de valorización de especies para su uso en líneas de cosméticos, como el proyecto Life and seas, en el que trabajamos con centros de investigación como el CSIC, el IEO o la USC. Es una iniciativa paralela a Descartes.cero.

-¿En qué especies ven más posibilidades de negocio?

-El arete, también conocido como rubio, el pepino de mar, la faneca y especies como el jurel, la bacaladilla o la caballa. Estas tres están sujetas a TAC [totales admisibles de capturas] y cuotas, las anteriores no.

-¿Cree que medidas como esta van a solucionar el problema de la prohibición de los descartes o solo lo van a minimizar?

-El objetivo de Descartes.cero es maximalista. Es muy difícil llegar al descarte cero pero tratamos de contribuir al máximo aprovechamiento de la actividad pesquera.

-De las modalidades de pesca que hay en Galicia (cerco, arrastre, palangre...), ¿cuáles sufrirán más por el fin de los descartes?

-Las pesquerías mixtas, las de fondo. Las artes de pesca que van próximas al fondo capturan más especies que otras dirigidas a una pesquería muy específica, como el pez espada o la pesquería pelágica centrada en la caballa o el jurel. Unos peces están más próximos al fondo y otros, a la superficie y un aparejo de superficie hace una pesca, no digo más selectiva, pero sí más dirigida. Los informes científicos revelan que en las pesquerías pelágicas el riesgo de descarte es inferior al de las pesquerías de fondo.

-Al margen de dar valor y favorecer el consumo de especies que hasta ahora se descartaban, ¿se puede avanzar en la selectividad de las artes de pesca?

-Es un terreno en el que ya se ha avanzado. El arrastre del caladero nacional faenaba con una malla de 50-55 milímetros y ahora una parte muy importante de la flota usa ya una malla superior a 70 milímetros. Es la línea a seguir para descartar especies no deseadas.

-¿Cómo calificaría, usted que estuvo en la Administración pesquera española, la normativa sobre la obligación de desembarque aprobada por la UE?

-Se hizo deprisa y corriendo, sin los correspondientes análisis de impacto socioeconómico en las distintas modalidades de pesca existentes. Esa precipitación va a suponer dificultades adicionales para la flota.

-¿Y son alcanzables los objetivo planteados?

-Todo es posible. Esto es como la pescadilla que se muerde la cola. El problema es cuando las cuotas de tus especies objetivo no son suficientes y por la obligación de desembarcar aquellas de las que no tienes cuota, se reduce la de tus recursos objetivo. Eso requeriría una modificación de la estabilidad relativa [el sistema de reparto de las posibilidades de captura entre países]. Es el problema del sistema actual.

-Pero tampoco se plantea mucho cambio. No se habla de elevar las cuotas de pesca o modificar la estabilidad relativa.

-Efectivamente. Se habla de que se fijen TAC de capturas, no de desembarques, lo que daría margen para aumentar las cuotas. Pero está todo muy verde. La asociación de armadores hizo en abril un seminario sobre la política de no descartes y el representante de la CE no sabía aún qué coeficiente de conversión habrá, por ejemplo, de equis kilos de merluza a kilos de caballa, jurel u otras especies. Está todo por definir.

-Lo que está claro es que las cuotas se van a acabar muy pronto, mucho antes que ahora.

-Si no se consiguen cuotas adicionales, sí. Pero no sabemos qué porcentaje de aumento implicaría esa diferencia.

-Por lo que decía antes, en el diseño de la política de descartes no se tuvo en cuenta la opinión del sector pesquero. ¿Es así?

-Del plan de descartes del Atlántico Suroeste supimos por dónde van los tiros en el seminario de abril. Hubo reuniones entre los estados miembros afectados, que sellaron un acuerdo que el sector conoció recientemente. La forma de trabajar debería ser coordinándose la Administración con el sector, para que este no salga perjudicado.

-¿Cree que la flota seguirá a la baja con esta gestión pesquera?

-Las políticas de control actuales, si no dispones de cuotas, difícilmente permiten hacer frente a la actividad. La política de reparto de cupos y gestión individual es positiva pero hay que adoptar otras medidas. Hay que buscar fórmulas como paradas biológicas a cargo del nuevo Fondo Europeo Marítimo Pesquero (FEMP) que permitan recuperar los stocks y mantener la flota.

-Pero esa política de descartes acentuará la pérdida de buques...

-Precisamente para evitarlo, o minimizarlo, se ha diseñado el proyecto Descartes.cero.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine