La flota atunera alerta de que detrás de una lata barata puede haber "esclavitud laboral"

El gerente de Opagac, Julio Morón, asegura que en España se pueden encontrar conservas que se venden por debajo del precio de coste y suponen competencia desleal

19.10.2016 | 01:01
El gerente de Opagac, Julio Morón.

Detrás de una oferta de latas de atún demasiado baratas se pueden esconder "prácticas de pesca ilegal" y condiciones laborales que "llegan a la esclavitud", según el gerente de la Organización de Productores Asociados de Grandes Atuneros Congeladores (Opagac), Julio Morón. El responsable de Opagac afirma, en una entrevista concedida a Efe, que una conserva que se vende al público a precio excesivamente bajo "solo" puede estar fabricada con materia prima de países, como los del sudeste asiático, con "malas condiciones" laborales y "probable explotación".

En España, explica, se encuentran ofertas de latas "desgraciadamente sorprendentes", vendidas por debajo del precio de coste, según Morón, que asegura compartir la "preocupación" de aquellas organizaciones de la sociedad civil que vinculan a los alimentos muy baratos con "problemas importantes".

El gerente de Opagac critica también que las conserveras asiáticas tengan las mayores cuotas de mercado en destinos como Alemania o países del norte de la Unión Europea (UE), pese a que estos productos se hayan obtenido sin ese respeto a los derechos laborales.

"Esto nos sitúa en una posición de inferioridad en cuanto a la competitividad con pescadores que actúan de forma más laxa", indica Morón. "No hay que culpar al consumidor, es normal que reaccione positivamente ante un precio bajo, pero tenemos que preguntarnos por qué llega al mercado tan barato", añade.

Morón recalca por otra parte la falta de medidas de algunas organizaciones regionales de pesca que gestionan los caladeros. El representante de la flota solicita, en este sentido, que se eliminen los transbordos de pescado en alta mar, permitidos en algunas flotas atuneras, como las de palangreros asiáticos. "Los transbordos son una fuente de blanqueo de muchas toneladas de atún, al evitar el control en puerto", sentencia.

Preguntado por la piratería, valora la ausencia de ataques en los últimos años, si bien en ese punto los atuneros están en una situación de impasse, porque el coste de los vigilantes a bordo es "oneroso" y la situación no es "lo suficientemente clara" debido a la política internacional en esta materia.

Opagac celebra entre hoy y mañana en Madrid el III Congreso Nacional del Atún, para debatir con el sector conservero y distribuidor sobre su responsabilidad y la implicación del consumidor en la sostenibilidad de la especie.

La organización representa a 40 buques congeladores de ocho compañías españolas que extraen 300.000 toneladas anuales de atún tropical -el 6 % de las capturas mundiales- en el Atlántico, el Pacífico y el Índico.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine