08 de enero de 2018
08.01.2018

Es subempleo, idiota

08.01.2018 | 01:53

Cada trimestre, cada mes y cada año el Gobierno y el PP no hacen otra cosa que sacar pecho porque, según ellos, se está reduciendo el paro y creando empleo de manera extraordinaria y que, si no fuera por Cataluña, esto sería Jauja. La crisis, según Rajoy, es cosa del pasado. Supongo que, como para él, la corrupción. A esta apreciación se suman con entusiasmo cabeceras, columnas y tertulias que se menean por la llamada macroeconomía como pez en el agua.

La realidad, cruda, de calles y hogares contrasta tanto con las prédicas partidistas y mediáticas que el personal, mientras se lo ha creído, se consideraba una maldita excepción en medio de la bonanza porque él, ese personal, está sin empleo, o lo tiene a ratos, o sigue siendo pobre, o es jubilado o funcionario y cada día puede comprar menos cosas, o tiene que apagar la calefacción, o le cortan la luz, o sus hijos maduros vuelven a casa, o tiene que emigrar obligado, o no puede planear su futuro, o lo de tener hijos ni pensarlo aunque se le pase el arroz y por mucha depresión demográfica que se sufra, o no le queda otra que emplearse a fondo en la chapuza sumergida. A estas alturas el personal ya no se cree aquellas prédicas al comprobar que pasa el tiempo y lo suyo no es una excepción, porque la pobreza crece y se hace crónica, porque la precariedad en que vive se extiende y se consolida, porque está firmando más contratos que días trabaja, porque las clases medias más afortunadas están volviendo al pluriempleo para resistir, porque la desigualdad entre unos y otros y entre unos y otras se ensancha como si la tierra se abriera y se profundiza tanto que ni se ve el fondo del abismo. Por eso ahora el personal ni se cree esas prédicas ni se cree nada y está llegando a la conclusión de que no hay nada que hacer y de que llegó el momento del "sálvese quien pueda", tan a cara de perro que ni siquiera funciona aquello de "las mujeres y los niños primero". Por eso los niños y las mujeres están siendo las primeras víctimas de esta precariedad creciente y rampante.

Será, para mí decía, que la receta de crear empleo para salir de la crisis o de la pobreza no funciona. "Y cuando el rostro volví hallé la respuesta viendo" que, lo que se dice estar creando, no es empleo, sino subempleo, ¡idiota!

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia
 


ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario


Enlaces recomendados: Premios Cine