13 de noviembre de 2018
13.11.2018
Juan Ángel Vaquerizo Investigador del Centro de Astrobiología CSIC-INTA

"Si viviésemos mucho en Marte nuestra fisiología cambiaría, impidiendo el regreso"

"De haber vida en el planeta rojo, el peligro de que exploradores humanos la contaminasen sería muy grande"

13.11.2018 | 01:05
Juan Ángel Vaquerizo.

Primero fue profesor de colegio y ahora es investigador en el Centro de Astrobiología del CSIC-INTA, aunque sin dejar del todo la educación. Juan Ángel Vaquerizo Gallego (Madrid, 1967) es coordinador de un proyecto (PARTNeR) que acerca la astrofísica a las aulas. "Una de las antenas del complejo que tiene la NASA en Robledo de Chavela quedó obsoleta. Y en vez de destruirla, lo que se hizo fue transformarla en un radiotelescopio que permite a los alumnos conectarse remotamente y manejarlo como si fuesen científicos", explica. Vaquerizo imparte conferencias en universidades; en las más recientes, diferencia entre quimera y objetivo a la hora de hablar de Marte.

-¿Cuál es la quimera y cuál es el objetivo?

-La charla lo que pretende es hacer un recorrido por lo que ha sido la imagen de Marte para la humanidad. La quimera es la parte de la mitología, de cómo mirábamos hace mucho tiempo el cielo, no con miedo pero sí con cierto respeto. Marte, con ese color rojo tan llamativo, se asociaba a guerra, a violencia. Cuando empezamos a hacer astronomía, descubrimos que Marte es bastante curioso, en el sentido de que es díscolo y no sigue las leyes. De hecho, sus estudios son los que provocaron que los modelos que pretendían explicar cómo funcionaba el Universo tuvieran que ser revisados. Todo eso abre nuevas preguntas, como si hay vida, y nos hace avanzar en la ciencia.

- Precisamente sobre la posible existencia de vida salen cada vez más estudios. Unos hablan de que hay agua, otros de que podría haber oxígeno suficiente para sustentar microbios y esponjas. ¿Con cuáles nos tenemos que quedar?

-Es verdad que cada vez hay más información porque las investigaciones son más notorias y públicas. El problema es cuando llegamos a la fase de divulgación, se tiende a utilizar titulares que son más llamativos que reales o rigurosos. Perdemos un poco el rigor para hacer que la gente se interese. Ahí es donde cometemos el error. Marte podría tener lugares, no muchos, con agua en estado líquido. En este sentido, unos investigadores acaban de publicar en Nature un estudio sobre Atacama, en Chile, que se sabe que es muy parecido al planeta rojo. En ese desierto hacía 500 años que no llovía. Con motivo del calentamiento global, llovió hace tres años. ¿Qué hicieron los investigadores? Fueron a los charcos y los estudiaron. A primeras puedes pensar: jolines, qué bien, agua, va a hacer que la vida repunte. Pues ha sido lo contrario, se la ha cargado, porque los organismos estaban muy acostumbrados al ambiente árido. Eso hace reflexionar a los científicos que Marte, estando seco y con poca agua, pueda tener vida y que la presencia de agua pueda ser contraproducente.

-Si hubiese vida en Marte, ¿los futuros exploradores humanos no podrían contaminar o extinguir esa actividad?

-Sí, ese es el gran peligro. Por eso, la mayoría de las misiones a lo largo de la historia no han buscado vida. Porque en el caso de que nosotros fuésemos a buscarla sin las protecciones adecuadas, la contaminaríamos con la nuestra. El planeta Tierra está tan lleno de vida que es muy difícil mandar sondas a otros planetas absolutamente esterilizadas; por lo tanto, el peligro que tenemos de contaminar es muy grande. Y lo que es peor, llevando naves contaminadas, los sensores podrían captar no la vida autóctona sino la contaminación que habíamos llevado de la Tierra. Entonces, lo que se busca en Marte son siempre condiciones de habitabilidad, pero no directamente vida.

- Viajemos al futuro muy, muy lejano. Si finalmente colonizamos Marte, ¿cómo sería nuestra vida allí?

-Yo le diría como opinión personal que la colonización de Marte es muy complicada porque al ser otro planeta las condiciones son diferentes. Podríamos intentar cambiarlas a nivel local para hacerlas lo más parecidas a la Tierra; hacer una especie de gran iglú, donde pudiéramos poner dentro una atmósfera donde respirar. A pesar de todo ello, el planeta es diferente, la gravedad es diferente, con lo cual nuestra fisiología cambiaría para adaptarse a esas condiciones. Seríamos entonces más altos, sin embargo, nuestros huesos serían más quebradizos porque no tendrían tanto calcio. Eso haría que la rama biológica que estuviera en Marte cambiase a esas condiciones e impediría su vuelta.

-La temperatura media en Marte es de menos 70 grados. ¿Qué más características curiosas tiene el planeta?

-Si se pone de pie en la superficie lo que ves es un planeta muy árido. El ojo entrenado puede llegar a ver zonas que te indican que hay viento, que ha habido agua porque hay rocas con los cantos redondeados... La presión de la atmósfera es más tenue que la nuestra y allí podríamos movernos con más facilidad porque pesaríamos tres veces menos. Otra cosa llamativa es que el cielo no es de color azul, sino de un tono ocre, que al atardecer se pone azulado.

-Del 1 al 10, ¿cuánto sabemos de Marte?

-Ahí me pilla. Desde el punto de vista biológico, no sabemos nada. No hemos encontrado biología ni fósil ni activa, aunque pensemos que la puede haber, lo cual es un hándicap gordo. Desde el punto de vista geológico, se conoce bastante pero no todo. Nos falta por saber cómo es el planeta hacia el interior. Eso lo vamos a descubrir con la nueva misión que llega a Marte el día 26. Es una nave que además de llevar instrumentos de España quiere medir los terremotos y cómo fluye el calor hacia fuera. En geología diría que estamos en el siete, pero en biología en cero.

- ¿Qué opina de las series y películas que están saliendo sobre Marte?

-En general me parecen bien. Como son de ciencia ficción tienen cosas buenas y otras regulares. Las buenas son motivadas por los efectos especiales, que cada vez son mejores. Y las regulares es que se pierde un poco de cuidado por algunos efectos. Por ejemplo, recuerdo la película El Marciano. Sin hacer mucho spoiler, hay patatas por ahí. Eso es interesante, pero es complicado hacer agricultura en Marte porque la tierra no es fértil, al menos en las capas superficiales.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

GALICIA EN VINOS

Galicia en Vinos

Todos los vinos de Galicia

Consulta aquí todos los vinos de las cinco denominaciones de origen de Galicia


ESPECIAL

PREMIOS OPINIÓN MÚSICA RAÍZ

Premios Opinión da Música de Raíz

Consulta aquí a información dos premios de música do noso diario